El eritreo Biniam Girmay, herido en el ojo izquierdo por un corcho de prosecco durante su victoria en la 10.ª etapa del Giro de Italia, necesita todavía “un tiempo de reposo” antes de “retomar el entrenamiento en los próximos diez días”, anunció el miércoles su equipo Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux.

Girmay, primer corredor negro de África en ganar una etapa de una Gran Vuelta, tuvo que abandonar el Giro debido a una herida sufrida el 17 de mayo sobre el podio de la décima etapa en Jesi.

“Hoy me encuentro mejor pero todavía no puedo montar en bici”, declaró el joven eritreo de 22 años, que pasó el martes exámenes médicos en Bélgica.

“Estoy contento por saber que no tendré secuelas. Quiero agradecer a los médicos los buenos consejos y a mi equipo su apoyo”.

Espero poder correr pronto y retomar mi programa de carreras, después de un poco de reposo en mi casa, en Asmara (Eritrea), tal y como estaba previsto antes del inicio de temporada”, añadió Girmay, que no tiene el Tour de Francia en su calendario para esta temporada. (D)