El portugués José Mourinho, entrenador del Roma, disipó este domingo cualquier duda sobre su voluntad de continuar la próxima temporada en el combinado giallorosso, con el que tiene contrato hasta junio de 2024.

“Yo quiero seguir en el Roma. Y si continúo en el Roma tenemos que pensar con nuestras limitaciones de fair-play financiero que a lo mejor es mejor hacer jugar a los jóvenes para desarrollarlos que traer jugadores sin nada que desarrollar ya”, declaró a DAZN tras la derrota ante el Bolonia (2-0).

La afición es única y para mí sería dura una separación. Si tiene que suceder no será por mi parte”, añadió.

Publicidad

El técnico reconoció que el Bolonia, que se metió cuarto en la tabla, fue un gran equipo que físicamente fue superior. De hecho, destacó el físico de los suyos como uno de los puntos a mejorar.

“Yo conozco la dimensión del Roma. Si estamos todos somos capaces de competir, como ya hicimos la temporada pasada. Pero con bajas (Dybala y Lukaku) nos cuesta. Estoy disponible para empezar de un modo diferente. No he hablado con la directiva todavía de esto”, dijo.

“He sentido que querían dar más y hacerlo mejor, pero no hemos tenido problemas a nivel táctico, hemos tenido problemas físicos. Ellos tenían gente con pierna, con físico. Mancini juega con pubalgia. Juega porque se le necesita y quiere ayudar. Éramos inferiores físicamente”, explicó.

Publicidad

Además, pidió perdón a su compatriota Renato Sanches, al que sustituyó tras 19 minutos en el campo, y destacó las bajas del argentino Paulo Dybala y del belga Romelu Lukaku como demasiado pesadas.

“Pido perdón a Renato porque creo que lo que he sentido que tenía que hacer es duro para un jugador, pero también para un entrenador. Lo he hecho pocas veces, solo tres o cuatro, y le pido perdón”, señaló.

Publicidad

“Sin Paulo, la clase no está. Sin Lukaku, no hay físico. Sin los dos sabía que iba a ser duro hoy”, sentenció. (D)