Pablo Marini, entrenador argentino de Liga de Quito, valoró el triunfo del elenco albo por 2-1 en el Arena do Gremio (Brasil), la noche del martes, con el que el equipo ecuatoriano logró el boleto para los cuartos de final de la Copa Sudamericana frente al club de Porto Alegre.

“El grupo está muy sólido, muy bien y se autoexige”, declaró el estratega en rueda de prensa pospartido. “La competencia es muy alta y nuestra elección no va a ser la equivocada, porque estamos a un buen nivel”.

Liga perdía por la mínima diferencia debido a un gol de Diego Souza a los 23 minutos, con algo de complicidad del meta Adrián Gabbarini, pero Jordy Alcívar marcó un doblete que lo convirtió en figura. El volante universitario, primero, conectó de cabeza un centro por derecha de Pedro Pablo Perlaza al minuto 44 y luego convirtió un penal al 56.

La serie quedó igualada a 2, toda vez que los brasileños se impusieron por 1-0 en Quito, en el juego de ida, pero por goles de visita Liga se quedó con el pase de ronda.

Publicidad

Así reaccionó Marini: “Siempre hay cosas para mejorar. La predisposición del plantel a esta nueva idea es lo que sostiene el juego. Y se logró el triunfo. Lo único que nos queda es agradecer al plantel por su voluntad para acercarnos a lo que nosotros pedimos”.

Marini, de 54 años, dirige desde este mes al club capitalino. Llegó luego de la salida del uruguayo Pablo Repetto, quien estuvo cuatro años al frente de la U.

Sobre el duelo en Porto Alegre, el timonel argentino analizó: “Buscábamos tener seguridad en el área, ya que tienen jugadores de muy alto nivel. Debíamos evitar que lancen esos centros y nos compliquen”.

Liga se encontrará con el brasileño Athlético Paranaense en los cuartos de final de la Sudamericana. Ambos clubes ganaron el certamen, los quiteños en 2009 y los de Curitiba en 2018. Los juegos de ida y vuelta están previstos entre el 10 y 19 de agosto.

‘Desperdiciamos ocasiones de gol’

Luiz Felipe Scolari, quien volvió a la dirección técnica de Gremio este mes, lamentó que su equipo desperdiciara ocasiones de gol en la serie contra Liga.

“Tengo que hablar de goles perdidos”, dijo en rueda de prensa quien fuera campeón del mundo al frente de la selección de Brasil en Corea-Japón 2002.

Y añadió: “Lo máximo de lo que podemos hablar es de dos goles. Cuando tenemos la oportunidad debemos terminar el juego. Tuvimos una oportunidad en Quito, dos aquí, y no las aprovechamos”.

“Cedimos espacios porque Liga tiene un buen equipo, juega al fútbol con mucha calidad”, consideró el estratega de 72 años, que con Gremio fue campeón de Brasil en 1996 y de la Copa Libertadores en 1995. (D)