Si preguntan por el máximo goleador mundial en este año seguro que surgen nombres como Mbappé, Benzema, Haaland, Harry Kane, Leo Messi...Sin embargo, todas serían respuestas incorrectas. Germán Cano es el hombre que más veces ha perforado el arco a lo largo de 2022. El delantero de Fluminense acumula ya 30 goles y lidera al equipo carioca con un acierto en el remate que resulta difícil de explicar.

A sus 34 años Germán Cano vive el mejor momento de su carrera, ya incluso por encima de lo que dejó en Independiente Medellín (DIM), donde a lo largo de dos temporadas sumó 66 goles solo en el campeonato local colombiano entre 2018 y 2019. Ahora se ha convertido en todo un ídolo para la afición de Fluminense, es la punta del ataque de un equipo que entusiasma y su celebración, plasmando una L con su mano en homenaje a su hijo Lorenzo, es todo un ícono.

Cano es el máximo anotador del Brasileirao con 13 dianas. Además, anotó siete en el estadual carioca, tres más en Copa Libertadores, otros tres en la Sudamericana y por el momento acumula cuatro en Copa do Brasil. Así se reparten los 30 tantos logrados en 50 partidos para un futbolista argentino que reconoció tener presente la camiseta albiceleste: “Soñar es gratis, trabajo cada día para que esas cosas sucedan”, afirmó tras ser elegido mejor jugador del partido en el triunfo sobre Cuiabá con gol suyo. A pesar de sus gran cifras a lo largo de su carrera jamás ha sido internacional. La competencia en Argentina siempre ha sido y es bestial.

En Fluminense es el hombre encargado de finalizar en un entramado ofensivo que genera conexiones repletas de talento. Resulta muy estimulante observar el entendimiento de Cano con Ganso o el colombiano Arias. Entre ellos tres han generado buena parte de los últimos goles con asistencias o remates al arco. También hay que considerar aquí la aportación de otros como Matheus Martins o André. Fernando Diniz tiene buena parte la culpa y la racha del equipo no deja lugar a dudas: 13 partidos sin conocer la derrota.

Publicidad

Por el momento, ya en la parte final de la temporada parece que la exigencia del calendario no le pesa a Cano. No es nada sencillo mantener el nivel con 34 años durante 50 partidos. Ahora restan los partidos más importantes, en la lucha por la Copa y en la búsqueda del acceso directo a la próxima fase de grupos de la Copa Libertadores.

(D)