Ecuador sufrió su primera derrota en condición de local en la presente Eliminatoria sudamericana rumbo a Catar-2022, la segunda consecutiva ante Perú en un premundial, la tercera en el clasificatorio y es el sexto partido que la zaga tricolor recibe, al menos, un gol (en este caso fueron dos, como ante Uruguay).

Sin embargo, lo que causó más preocupación fue la imagen completamente distinta de Ecuador, respecto a la mostrada en las primeras cuatro jornadas, inclusive, la exhibida durante 65 minutos del partido ante Brasil, hasta que cayó el tanto de Richarlison. La realidad es que ante Perú fue el peor partido de la Tricolor en la era de Gustavo Alfaro; y lo trascendental no es el por qué, sino por el cómo se perdió.

La dura caída del martes debe servir como un punto de inflexión para lo que vaya a suceder de cara a próximos encuentros. No hay que pensar tampoco que está todo perdido y que Ecuador ya no tiene chances de ir al Mundial. Y peor aún comenzar a buscar culpables por lo que pudo ser y no fue; opinando con la portada del lunes, todos somos cracks.

En este artículo trataré de explicar los posibles motivos de fondo que provocaron que en esta doble fecha de Eliminatoria la Tricolor sea la única selección que no sumó ningún punto de los seis posibles. El fútbol nos dio la derecha con una serie de resultados que, si bien hubieran beneficiado aún más los intereses de Ecuador en el caso de ganar, el combinado de Gustavo Alfaro no perdió el tercer puesto; aunque varios rivales directos como Colombia, Paraguay, Chile y Uruguay sí recortaron su distancia.

Publicidad

Ecuador, con pobre nivel, cae con colista Perú; doble fecha termina sin puntos

Uno de los aspectos que más le afectaron a la Tricolor fue la poca continuidad de varios jugadores que tuvieron minutos ante Brasil y Perú. Sobre todo en las bandas, donde Ecuador sufrió de más en varias ocasiones. Lamentablemente, fueron futbolistas que arrancaron de gran manera este proceso de clasificación.

Un ejemplo de ello fue el caso de Pervis Estupiñán. El buen elemento del Villarreal español fue una de las piezas claves en el arranque del premundial, sin embargo, tras una lesión fue perdiendo continuidad en su club y terminó la temporada como emergente en el equipo de Unai Emery, campeón de la Europa League.

Su banda fue constantemente vulnerada en los contragolpes peruanos. Por ese mismo lado se produjo el debut en eliminatorias de José Carabalí, el habilidoso extremo de Universidad Católica que no ofreció ni el 10% de lo mostrado en su club. Posteriormente, el evidente cansancio al no estar acoplado a la altura dificultó aún más el desempeño del exjugador de Osasuna. Incluso, sus centros nunca llevaron peligro por la poca fuerza con la que fueron enviados. Christian Cueva y Gianluca Lapadula se divirtieron explotando los espacios libres que dejaba Estupiñán.

Pedro Pablo Perlaza también tuvo inconvenientes. Su nivel se fue apagando por una situación incómoda que vive en Liga (Q), donde fue relegado del equipo principal por no tener el “compromiso” que se requiere, según palabras de Pablo Repetto, DT que está en la cuerda floja con los albos. Esta situación de Perlaza se vio reflejada en el campo de juego. Su incidencia fue casi nula y sus espaldas fueron atacadas con facilidad. Tanto así que Alfaro no dudó en cambiarlo para el segundo tiempo.

Empero, la sustitución no solo fue nominal, sino también estructural. La estrategia de arranque, el 4-4-2 con Michael Estrada y Jordy Caicedo en punta, intentando tener profundidad con Carabalí, por la izquierda, y con Perlaza, por derecha, no surtió ningún efecto y se le facilitó el trabajo a la zaga peruana. A esa ineficacia se le añadió el poco juego interior brindado por Ángel Mena, uno de los más influyentes en el arranque de la Eliminatoria, y Moisés Caicedo, otro de poca participación en su club, el Brighton de la Premier League inglesa y al que se le notaban ciertas molestias físicas a pesar de terminar los 90 minutos.

Ecuador trató de explotar las bandas y ser profundo con Carabalí por la banda izquierda y Perlaza por la derecha. En la imagen se aprecia un ataque de Ecuador por la zurda. Carabalí recibió con tiempo y espacio en la banda, pero su centro fue un área poblada de camisetas blancas, donde Jordy Caicedo pasó desapercibido. Michael Estrada, el otro '9', pasaba la mayor parte del tiempo lejos del área y la zona de incidencia, quitándole peso al ataque tricolor. Mena intentó cerrar en el segundo palo, pero no llegó ni por casualidad.

Crítica al mal posicionamiento y a la mala basculación del equipo en ambos goles peruanos. La inferioridad numérica en fase defensiva terminó pasando factura en el resultado. Es pecado mortal no proteger los espacios ante equipos que buscan el contragolpe.

Publicidad

Otra realidad es que la Tricolor extrañó al futbolista del trabajo silencioso en el medio campo: Carlos Gruezo. El jugador del FC Augsburg, de la Bundesliga alemana, dio positivo por COVID-19 un día antes del partido y afectó los planes del cuerpo técnico. Méndez lo reemplazó bien, hasta que le dio el tanque. El mediocampista del Orlando City, de la MLS, tuvo que ser reemplazado en el entretiempo. Ante Brasil también fue cambiado luego de salir en el rol estelar por la baja de Moisés Caicedo.

Sí, es verdad que un penal a favor de la Tricolor pudo cambiar la historia del juego. No hay dudas de aquello. Pero Esteban Ostojich, juez central del compromiso, revisó la jugada en el VAR y cambió su decisión inicial por la correcta: no sancionar como penal una mano de Abraham que no fue deliberada y que no amplió el volumen de su cuerpo para sacar ventaja sobre su rival.

No obstante, esta derrota no debe desviar el rumbo de la Selección, que ha tenido más aciertos que errores en este arranque premundialista a Catar-2022 y en este nuevo proceso. Sí debe ser un mensaje para los jugadores y el cuerpo técnico, no por nada se sostiene que a la Selección deben ir los que mejor están y al campo deben saltar los que se encuentren física y futbolísticamente en un estado óptimo; caso contrario, al enfrentarnos a equipos que alinean con lo mejor que tienen, esos detalles se tornan evidentes y terminan costando en el desarrollo.

Primer gol de Perú. Lo mal parado que quedó Ecuador en un contragolpe. Termina resultando insólito porque al saber que esta era la herramienta visitante para hacer daño, se debieron tomar las precauciones del caso. Sin embargo, en más de una ocasión Perú llegó con peligro por esta vía. Preciado quedó solo ante la arremetida de Lapadula, un verdadero dolor de cabeza para la zaga ecuatoriana; inmediatamente se sumó Cueva. Le hicieron 2 contra 1 al lateral derecho que tuvo que cruzarse de banda para intentar cerrar y, sin hacer nada del otro mundo, pase de la muerte y Cueva la mandó a guardar.

Lo positivo

Lo más destacable del partido en Casa Blanca fue el gran nivel de Gonzalo Plata. El futbolista del Sporting de Lisboa en 45 minutos se convirtió en el más desequilibrante de Ecuador. Encaró al rival que se le puso en frente y marcó el único tanto de la Tri en el partido tras una buena combinación con Michael Estrada.

A él se le sumó Damián Díaz. El volante ofensivo de Barcelona SC entró enchufado y entendió perfectamente lo que pedía el partido. Filtró balones, encontró espacios y por poco se estrena con un buen remate de derecha que atajó el golero Pedro Gallese.

Ecuador, con las bajas confirmadas de Alexander Domínguez y Moisés Caicedo (por acumulación de tarjetas), deberá prepararse para recibir a Paraguay y visitar a Uruguay en la siguiente jornada de Eliminatorias, en septiembre. Mientras tanto, Gustavo Alfaro tendrá una dura prueba intermedia: la Copa América. (O)