En Emelec no entendieron que “era un partido clave” el que jugaban contra Talleres. Lo reconocen, tarde, los jugadores del club eléctrico y el entrenador Ismael Rescalvo. Para avanzar a octavos de final de la Copa Sudamericana, al equipo millonario le bastaba vencer por la mínima diferencia y en casa al rival argentino, ya sin aspiraciones en el torneo, pero finalmente ocurrió de entre lo poco que no debía suceder: caer goleado como local en el estadio George Capwell (1-4).

La noche del martes, el elenco guayaquileño sufrió el primer tiempo con los goles de Enzo Díaz (minuto 13), Carlos Auzqui (24) y Ángelo Martino (38): sorpresa para quien hasta entonces era líder de llave y en Ecuador es el puntero del campeonato. El uruguayo Sebastián Rodríguez marcó de tiro libre el descuento (73), pero Juan Cruz Komar asestó el último golpe al local (82).

Incluso con la desastrosa derrota Emelec podía lograr el único boleto del Grupo G para la siguiente fase de la Sudamericana, pero a la misma hora Bragantino se impuso en Venezuela a Deportes Tolima (el partido fue trasladado desde Colombia por protestas sociales contra el gobierno de Iván Duque) por 2-1 y este resultado bajó a los eléctricos de la cima, donde estaban desde la primera jornada. Los puntajes: 12 para los brasileños, 10 para los ecuatorianos.

¿El principal señalado por la desgracia del club millonario? El español Rescalvo. El técnico fue cuestionado en la rueda de prensa pospartido y supo concluir: “No entendimos que era un partido clave. Asumimos la responsabilidad, porque todos sabíamos de la importancia de este partido. No estuvimos a la altura de lo que se requería de intensidad, concentración e inteligencia”.

El estratega de 39 años se atrevió a probar con una zaga de tres elementos, todos zurdos y hasta alguno improvisado: Óscar Bagüí por derecha (se lo reconoce por izquierda), Luca Sosa y Leandro Vega, quien recién hace una semana volvió a tener la confianza de Rescalvo luego de meses sin que fuera convocado siquiera. Emelec sufrió sin sus defensas titulares Aníbal Leguizamón y Marlon Mejía: “Fueron un lastre para nosotros, sentimos su ausencia”.

Son puntualizaciones que están sobre la base de una “estructura” defendida a ultranza por el timonel español: “Queríamos mantener la estructura de línea de 3, habíamos ganado 12 partidos de 15″. Pero en el partido más importante no funcionó. La competencia internacional este año se acabó para Emelec.

Rojas: Estamos destrozados

El mediocampista Joao Rojas dijo, luego de la derrota ante Talleres, que en el elenco eléctrico estaban “destrozados” y que este no estuvo “a la altura” de una institución como Emelec.

Fue nuestro peor partido”, reconoció el jugador. “No fuimos capaces de entender lo que pedía el juego en el primer tiempo. Nos costaron los primeros pases y no tuvimos desequilibrio arriba”.

Juan Cruz Komar (6) de Talleres celebra su gol contra Emelec. Foto: -- MARCOS PIN

Finalmente declaró: “Me voy triste, ya que no fuimos capaces de entender lo que pedía el juego. Es un momento difícil. Es difícil. El partido con Tolima teníamos varias bajas y el equipo respondió muy bien (2-0 para los azules en Guayaquil). Era un rival (el de Córdoba) que no tenía nada que pelear. No estuvimos a la altura de un equipo como Emelec”. (D)