La deportiva de España aplaudió la remontada del Real Madrid para clasificarse a la final de la presente edición de la Champions League. Los blancos eliminaron por el marcador global de 6-5 (3-4 en la ida y 3-1 en la revancha) al Manchester de Pep Guardiola, en el estadio Santiago Bernabéu.

El City se adelantó con un gol de Ryad Mahrez (73), pero dos goles de Rodrygo en apenas dos minutos (90, 90+1) resucitaron al Real Madrid y llevaron el partido a la prórroga, donde Karim Benzema hizo el 3-1 de penal (90+4), que dio el pase a la final de Champions.

Diario AS comenta: ”No hay quien se resista el poder de destrucción del Bernabéu, quizá porque no es de este mundo. Como el PSG, como el Chelsea, como tantos antes y como tantos que vendrán, el Manchester City, Guardiola y todo el lujo asiático que les rodea se derritieron ante un Madrid feroz, eterno resucitado, en permanente desafío a la Ley de Murphy: aquí la tostada cae del lado de la mantequilla menos que en ningún otro lugar. ‘En este estadio pasa algo’, se le ha escuchado repetidamente a Butragueño, obrador y portavoz de milagros. Pasa mucho, habría que añadir. Y pasó también esta vez rizando el rizo para llevar al Madrid a otra final de su Copa”.

“Por muy emotivos que resulten, los intentos de remontada tienen un manual de instrucciones, que el Madrid procuró seguir al pie de la letra. De salida le quitó la iniciativa al City, un conquistador a su manera: no zarandea pero somete. Y dejó alguna huella en el área de Ederson. Dos remates de Benzema, concretamente, sin ninguna puntería, una rareza en lo que llevamos de temporada. El City jugaba con el tiempo y se ponía en manos de De Bruyne, ese belga al que uno se encuentra en cualquier parte del campo. Suyo fue su primer disparo: un zurdazo potente sin ninguna colocación. Y suyo fue el primer pase decisivo, a Bernardo Silva, su mejor socio para casi todo, que se encontró con el Courtois impenetrable de todo el año”, agrega.

Publicidad

Marca publica: “Los milagros no se explican, se viven. La trilogía de las remontadas del Real Madrid se cerró con la más difícil de todas, frente a un contrario monumental que estaba clasificado en el minuto 90. Dos goles en un minuto increíble, de locura, arrasaron al Manchester City para llegar a la gran final de la Champions. Diez minutos después del final no se movía nadie, frotándose los ojos ante lo que acababa de presenciar. Un prodigio de fútbol, de carácter, de fe, de calidad y de alma. Esto es el Real Madrid”.

Y añade: “Cuesta hablar de fútbol, pero tratemos de explicar lo ocurrido. No se pareció el duelo del Bernabéu al de Mánchester. Se esperaban dos equipos abiertos, golpe a golpe, pero ambos priorizaron no cometer errores en el primer tiempo. Ancelotti colocó a Casemiro en el eje y a Valverde como extremo derecho falso. Partió desde allí, pero el uruguayo recorrió todo el campo, barriendo todo balón suelto. El City, que engañó desde el inicio sacando atrás para iniciar desde Ederson, se complicó poquito en cobertura. El meta brasileño buscó las salidas en diagonal, aunque los defensas blancos cerraron bien la escapada a Foden y Mahrez”.

Mundo Deportivo dice: “No lo intenten explicar porque, sinceramente, no tiene explicación lo del Real Madrid y la Champions. El equipo blanco estaba fuera de la final en el minuto 89 y en el 95′, estaba en la final de la Champions. Otra noche histórica milagrosa del Real Madrid en el Bernabéu que le tocó sufrir al Manchester City de Guardiola que seguramente no entenderá muy bien qué le pasó ante el Real Madrid. Fue mejor en el Etihad y sólo ganó por 4-3. Fue mejor en el Bernabéu y perdió 3-1 viendo como en dos minutos se le escapaba una final. El Real Madrid volvió a hacer posible lo imposible, como hizo ante PSG y Chelsea y ahora le espera el Liverpool en la final, repitiendo la de 2018 en Kiev”.

“El Madrid saltó al césped del Bernabéu sabiendo que debía remontar el 4-3 de la ida. Con ese espíritu, los primeros minutos fueron blancos, pero resultaron ser un espejismo porque en cuanto el City tuvo el balón, el empuje inicial de los de Ancelotti desapareció por completo. Sí, Benzema tuvo el gol en un remate de cabeza, pero el francés remató muy mal y el balón se marchó alto. Ese fue el canto del cisne del Real Madrid en el primer cuarto de hora. A partir de ahí, el City se hizo con el balón y comenzó a mandar en el duelo”, apunta.

Publicidad

Sport detalla: “El Madrid volvió a salvar un ‘match ball’ en el último suspiro y firmó una nueva remontada al amparo del Santiago Bernabéu que le permitirá disputar su decimoséptima final de la Champions League. Igual que en su día hicieron el PSG y el Chelsea, el Manchester City tiró por la borda el botín que había acumulado en los 180 minutos de la eliminatoria al dejarse avasallar por el equipo de Ancelotti en unos últimos minutos de locura. Rodrygo se erigió en el héroe blanco al marcar dos goles con apenas dos minutos de margen que neutralizaron el tanto de Mahrez. Un penalti forzado por Benzema en el arranque de la prórroga que se encargó de transformar el propio delantero francés selló el pasaporte blanco a la final de París, donde se medirá una vez más al Liverpool”. (D)