En el fútbol del Perú hay un remezón causado por un delantero de notable pasado, pero de presente deportivo menos que discreto. Tiene 40 años y está cerca del retiro. Entre julio del 2022 y diciembre del 2023 jugó para Avaí de Brasil, Racing de Avellaneda y Liga de Quito. Apenas anotó once goles en esos 17 meses (ninguno para Avaí). Se trata de Paolo Guerrero, quien encendió un polvorín en el país del sur porque el 29 de enero firmó un contrato de una temporada con el club Universidad César Vallejo y el domingo pasado se arrepintió.

En el 2023, en Ecuador, Guerrero escondió hábilmente su discreto desempeño futbolístico detrás de dos títulos ganados por Liga de Quito: la Copa Sudamericana y el campeonato nacional. En líneas generales, el veterano atacante fue un fiasco en el balompié tricolor.

Guerrero dejó ‘colgado’ al que iba a ser su nuevo club. Ya es oficial. “Paolo me dejó claro que a él sí le gustaría jugar ahí, pero por temas ajenos a él, extrafutbolísticos, familiares, se le complica ir. No es un tema fácil: hay un contrato sobre la mesa y el César Vallejo va a querer que se respete”, publicó el lunes el diario Líbero al recoger la versión que el periodista Francisco Lostaunau difundió en el programa Sportscenter, de ESPN.

Publicidad

Pedido de indemnización

Según el periodista Diego Rebagliati, la verdadera intención de Guerrero al negarse a respetar el contrato que firmó es unirse al Alianza Lima. “Me cuesta creer que no tenga nada que ver con que hoy en día para Alianza sí (Guerrero) es una opción. Manejo esa información, y hace una semana no lo era. Guerrero dijo en todo momento que quería jugar en Alianza. Además, en Alianza están interesados en poder contar con él”, reveló Rebagliario en el programa Al ángulo, de la cadena TVPerú.

En el periódico La República se informa que la dirigencia del “César Vallejo no ha tomado de buena forma esta decisión de Guerrero de rescindir el contrato y van a solicitar una indemnización. El Depredador firmó un vínculo por todo el 2024 con la opción de extender el contrato por un año más”.

Publicidad

En TVPerú se agregó que “la Universidad César Vallejo no ha tomado de buena manera esta postura. Han hecho una inversión bastante grande y por esto van a pedirle una suma considerable de dinero a Guerrero para que él pueda desvincularse del club por el cual ya firmó un contrato y ha sido registrado a la Federación Peruana de Fútbol (FPF). El club también ha hecho otros gastos, como enviar un preparador físico que sigue trabajando con Guerrero. Han entrenado de manera personal”.

Líos para ‘Depredador’

Publicidad

¿Cuánto pagaría Paolo Guerrero a César Vallejo por no cumplir el contrato?, se pregunta en La República. Esto dice al respecto: “Luego de que Paolo Guerrero le informara a la directiva de César Vallejo que no va a llegar al club, la institución irá por la vía legal para resolver el tema, por lo que estarían pidiendo $ 1,2 millones para la rescisión del contrato. Esta información la dio a conocer el comentarista deportivo Coki Gonzáles (de Latina Televisión).

El martes, los diversos medios de comunicación peruanos informan sobre el resultado de la reunión telemática que Guerrero sostuvo con los dirigentes del club César Vallejo. “Guerrero se reunió de forma virtual con la directiva de César Vallejo (que le iba a pagar $ 130.000 al mes) y ha reafirmado que no llegará al equipo trujillano”, dice el rotativo La República. (D)