El periódico Evening Standard, de Londres, informó el 27 de febrero pasado que el Chelsea “afronta otra renovación veraniega en medio de la incertidumbre sobre el futuro de Mauricio Pochettino”. Y de acuerdo a aquello analiza qué jugadores deben irse en venta o en préstamo y cuáles deben ser mantenidos.

El multimillonario plantel incluye al futbolista más caro en la historia del balompié británico (el ecuatoriano Moisés Caicedo, $ 146 millones) y al segundo en ese renglón (el argentino Enzo Fernández, $ 131 millones).

El informe resaltaba esto: “Los rivales de la Premier League creen que el Chelsea necesita recaudar alrededor de 100 millones de libras ($ 126,9 millones) antes del 30 de junio para evitar problemas de rentabilidad y sostenibilidad que complican el panorama. El Chelsea lo niega y subraya que cualquier venta anticipada se haría con miras a nuevos fichajes, pero no clasificarse para Europa reduciría aún más su presupuesto”.

Publicidad

AS, de Madrid, publica este martes 12 de marzo que “el Chelsea se reúne con Arabia para preparar una venta masiva” para “cuadrar las cuentas antes del 30 de junio”. La salida imperiosa de futbolistas tiene una razón que es comentada por el rotativo, que además cita al The Daily Telegraph, de Londres.

“El Chelsea sabe que si no quiere correr el mismo destino que el Everton, sancionado con una deducción de seis puntos por incumplir el Fair Play financiero de la Premier League, debe vender. Y no a cualquier precio. Días atrás, los Blues anunciaron un déficit de 105 millones de euros en el ejercicio de la temporada 2022-2023, el primero bajo la dirección de Todd Boehly. El reglamento financiero de la Premier League precisa que los clubes pueden computar hasta 123 millones de euros en pérdidas en un periodo de tres años, por lo que hacer caja antes del próximo 30 de junio se ha convertido en una carrera a contra reloj para el equipo de Stamford Bridge”.

Informa en exclusiva el rotativo The Daily Telegraph que “el presidente del Chelsea, Todd Boehly, ha realizado una reciente visita a Arabia Saudí, donde se cree que se reunió con el ministro de Deportes del país y con el director de fútbol de la Saudi Pro League, Michael Emenalo”.

Publicidad

El objetivo de este viaje de los jerarcas del Chelsea no sería otro que “conseguir dinero vendiendo jugadores a Arabia Saudí, después de que el club anunciara pérdidas antes de impuestos de 90,1 millones de libras (algo más de 105 millones de euros)”.

Entre los jugadores que el Chelsea espera vender están Romelu Lukaku (está a préstamo en la Roma), Kepa Arrizabalaga, Raheem Sterling, N’Golo Kanté, Marc Cucurella, Armando Broja o Trevoh Chalobah, Robert Sánchez y Djordje Petrovic. (D)