No solo frustración deportiva sino también la imposibilidad de obtener ingresos económicos (varios millones de dólares no llegarán a las arcas amarillas), útiles para una entidad endeudada en casi $ 52 millones, ha representado para Barcelona Sporting Club su participación en los tres certámenes coperos de la temporada 2022.

En un año en que por primera ocasión en su historia participó en la Copa Libertadores, Sudamericana y Copa Ecuador, Barcelona SC queda al margen de las tres justas de manera precipitada y ante adversarios accesibles en las tres competencias. Aquel es un récord negativo que no tiene precedentes en el club.

La más reciente decepción la sufrieron los canarios el sábado pasado cuando El Nacional se impuso 2-1 en el Estadio Olímpico Atahualpa, en partido correspondiente a los dieciseisavos de la Copa Ecuador. Fue, para Barcelona SC, debut y despedida en ese torneo.

Y aunque sin que lo haya pedido la dirigencia torera, ni su cuerpo técnico y tampoco sus jugadores, una legión de espontáneos defensores de oficio aducen que la eliminación es culpa del entrenador Jorge Célico. “Presentó un equipo B”, “no ganó Barcelona SC porque Bruno Piñatares no fue titular”, “no se le puede pedir más a un conjunto que ha estado casi un mes inactivo (el mismo tiempo que los militares)”, se repite.

Publicidad

Esta es la supuesta ‘alineación B’ que usó Barcelona SC en su caída ante El Nacional, que es tercero en la serie B: Víctor Mendoza; Pedro Pablo Velasco (Tito Valencia, 64 minutos), Jeison Mina, Luca Sosa, Leonel Quiñónez; Leonai Souza (Cristian Penilla, 74 minutos), Nixon Molina (Bruno Piñatares, 74 minutos), Adonis Preciado (Jonathan Perlaza, 64 minutos), Érick Castillo; Damián Díaz (Isaac Delgado, 89 minutos) y Gonzalo Mastriani.

Adiós a $ 1 millón

Lejos quedó para Barcelona SC la opción de meterse en la final de la Copa Ecuador, a cuatro rondas de distancia. Y al anularse para el cuadro que preside Carlos Alfaro Moreno la posibilidad de pelear por la corona del certamen también quedó solo en cálculos el $ 1 millón, premio acumulado que otorga la Federación Ecuatoriana de Fútbol al campeón.

Antes, en marzo, el equipo amarillo no pudo colarse a la fase de grupos de la Copa Libertadores al quedar fuera de combate en la etapa preliminar número 3. La eliminación se dio frente a un rival sin historia en el torneo continental, ante un debutante absoluto: el América Mineiro, cuya única carta de presentación es la de ser un elenco de Brasil.

Publicidad

Esa despedida prematura y fuera de pronóstico le costó a Barcelona SC ver esfumarse $ 3 millones, cantidad que entrega la Conmebol a cada equipo por intervenir en el cuadro principal de la Libertadores. A esa cifra no se le suma lo que dejó de ganar la institución guayaquileña por concepto de taquilla, cuando le correspondiera actuar como dueño de casa.

Fuera de Libertadores

En la fase preliminar 1 los amarillos superaron al modesto Montevideo City Torque en una tanda de penales favorable por 8-7, luego de empates a 1 en Uruguay y a 0 en el Monumental Banco Pichincha.

En el siguiente turno no hubo problemas para deshacerse del Universitario de Perú con victorias fuera y dentro de casa; el global fue contundente: 3-0. En la última instancia, antes de la fase de grupos, muchos se frotaron las manos porque el boleto lo iba a disputar Barcelona SC con un desconocido en las lides coperas: el América Mineiro.

Publicidad

En la ida, en Belo Horizonte, el marcador en blanco fue tomado como “un resultado positivo”, porque se consiguió de visita. Pero a la hora del balance definitivo el tiro penal errado por Carlos Garcés, de fracasado paso por Barcelona SC, torció el destino canario. En Guayaquil, la ‘ofensiva inofensiva’ de los amarillos tampoco pudo hacerle daño al Mineiro. En penales se acabó el sueño de Barcelona SC, en cuyo estadio se jugará en octubre próximo la final única de la Copa Libertadores 2022. Al menos ingresaron $ 1,5 millones por concepto de los compromisos de la ronda preliminar.

Tan pobre futbolísticamente es el América Mineiro que en el grupo D de la Copa fue colista y no pudo triunfar en ninguno de sus seis encuentros.

Tras decir adiós a la Libertadores, el premio consuelo para Barcelona SC fue acceder a la Copa Sudamericana. En ese certamen de la Conmebol, el segundo en importancia a nivel de clubes, no rebasó el equipo de Jorge Célico la etapa inicial. Fue segundo en su llave y quedó eliminado porque el sistema de competencia contempla solo la clasificación del puntero. Avanzó Lanús y se despidió Barcelona SC gracias, en un alto porcentaje, al 1-1 del juego en Guayaquil con los argentinos.

Fuera de la Sudamericana

Publicidad

Y aunque en la Libertadores la zaga amarilla se mostró sólida, en la Sudamericana fue la que más goles recibió en su sector: 8 en seis encuentros (contra 4 de Lanús, 7 del Montevideo Wanderers y 6 del Metropolitanos de Venezuela). Pero es su ofensiva, a la que nadie teme, la que con sus errores en definición y escaso poder anotador hipotecó un mejor papel barcelonista en las tres Copas.

Barcelona debe tener, en conjunto, el más pobre grupo de delanteros de su historia. El uruguayo Mastriani falla muchos más goles de los que hace, Carlos Garcés ya fue transferido al Nueve de Octubre porque su desempeño fue desastroso. Y en cuanto a Cristian Penilla, Adonis Preciado, Érick Castillo y Jonathan Perlaza, no han representado nada en ataque.

Logro indiscutido y de mayor mérito en lo que va del 2022 para Barcelona SC es haber cerrado como líder de la etapa inicial de la LigaPro (con un punto de ventaja sobre Universidad Católica, tras desperdiciar el amplio margen que llegó a tener), lo que le permitirá buscar el título sin necesidad de finales (que solo se dará si no repite su éxito en la segunda ronda) y el pase directo a la fase de grupos de la Libertadores 2023. (D)