El seleccionador de Venezuela, el argentino Fernando Batista, adelantó este martes que intentarán “asfixiar” el juego de México en el segundo partido de la Copa América de Estados Unidos porque si les dejan tocar con libertad, lo pasarán “mal”.

“Vamos a enfrentarnos a una buena selección, con buenos jugadores, que juegan juntos desde juveniles y eso es un plus a su favor”, señaló Batista en la rueda de prensa previa al partido, que se jugará en el SoFi Stadium, a las afueras de Los Ángeles.

¡Error ‘Maestro’! Bolivia reclama a la Conmebol por la omisión de su histórico delantero Víctor Agustín Ugarte entre los jugadores con más partidos en la Copa América

El técnico insinuó que pondrá en liza el mismo once que derrotó de remontada a Ecuador por 1-2, en la primera jornada del Grupo B, que lideran con México, que se impuso a Jamaica por 1-0.

Publicidad

“Hoy tenemos entrenamiento y mañana una activación, pero la verdad que estoy muy conforme con lo que hicieron los muchachos el otro día. Están todos a disposición”, confesó.

Sobre México, además de destacar sus extremos, elogió a Santi Giménez, delantero del Feyenoord de 23 años, al que quiso fichar para la selección argentina, pues nació en Buenos Aires, durante su etapa como preparador en las categorías inferiores de la Albiceleste.

“Es un delantero de área, con buenos movimientos, si le das metros, lo puedes pasar mal. Trataremos de ajustarlo y estar bien cerca para que no desarrolle su buen juego”, desveló.

Publicidad

También advirtió sobre los centrocampistas mexicanos, “jugadores técnicamente buenos”, a los que tratarán de “asfixiar” con una doble marca para que “no jueguen tranquilos”.

Asimismo, recomendó a los jugadores de la Vinotinto afrontar las dos próximas jornadas “con los pies en la tierra”, manteniendo “la misma humildad” del debut frente a Ecuador.

Publicidad

Batista no quiso entrar en comparaciones sobre si México estaría por encima de Venezuela, en caso de que ambas selecciones compartieran la misma fase de clasificación para un Mundial.

“No sé dónde estaría (México), pero ojalá que debajo nuestro”, bromeó. (D)