Cuando se juega el segundo mes de la temporada 2021 de las Grandes Ligas hay equipos y beisbolistas que destacan y otros que desencantan cuando falta mucho para llegar a la postemporada, que es el primer objetivo de todos. Los superfavoritos Dodgers de Los Ángeles y Yankees de Nueva York han tenido algunas malas presentaciones que hicieron sonar las alarmas, pero esperan que esto sea momentáneo. Los Bombarderos del Bronx tuvieron racha ganadora de cinco partidos, pero cayeron ante los Astros y Nacionales, pese al despertar con el madero de Giancarlo Stanton que suma nueve jonrones.

Hasta el momento se han dado cuatro no hit-no run a través de Joe Musgrove, de Padres de San Diego; John Means, de Orioles de Baltimore; Wade Miley, de Rojos de Cincinnati; y Carlos Rondón, de los Medias Blancas de Chicago, quien se quedó a dos outs de un juego perfecto. Esto es muestra evidente de la supremacía de los pitchers por lo que se planea, en el futuro, retroceder la loma 30 centímetros. La mayor sorpresa de la campaña son los Medias Rojas de Boston, el mejor de todos y líder la División Este de la liga Americana gracias a su tórrido bateo y una gran labor de sus lanzadores.

El año pasado Boston tuvo resultados para el olvido y fue último en su grupo. Entre los responsables de este resurgir de la ‘Nación Roja’ está su líder y mánager, Álex Cora, quien fue recontratado luego de pagar una sanción de un año por haber sido parte del equipo técnico de Houston que robó las señales de los lanzadores contrarios. Cora ya había manejado a Boston en el 2018 y ganó la Serie Mundial. La otra grata novedad son los Atléticos de Oakland, en la División Oeste de la Americana. Tuvo una racha de trece triunfos en línea gracias a sus relevistas, aunque amenazados por Marineros de Seattle y Astros. En la Central luchan parejo los Medias Blancas, que comandan la tabla de posiciones, Indios de Cleveland y Reales de Kansas City.

En la Liga Nacional la pelea está muy cerrada en cada uno de los tres circuitos. Hay muy poca distancia entre uno y otro equipo. En el Este entre el primero y quinto solo hay una distancia de dos juegos entre los Filis, Mets, Bravos, Marlines y Nacionales. En el Centro el tema está muy parecido entre San Luis, Cerveceros, Cachorros y Rojos; solo los Piratas están rezagados. En la División Oeste mandan los Gigantes de San Francisco gracias a la gran labor de sus serpentineros, que tienen los más bajos promedios de carreras limpias permitidas. Los siguen Padres y Dodgers.

En aspectos individuales Mike Trout sigue demostrando sus quilates con el mejor promedio de bateo. Lo siguen Ronald Acuña, de los Bravos de Atlanta; y Julio Daniel Martínez, de Boston, con 10 tablazos cada uno. Fernando Tatis, de Padres, en una serie de tres juegos frente a Dodgers, disparó cinco cuadrangulares. El japonés Shohei Ohtani brilla como lanzador y bateador con diez jonrones, 24 carreras impulsadas y 21 anotadas.

Gran desazón causó la decisión de los Angelinos de dejar libre a la superestrella Albert Pujols. Antes de partido del jueves anterior el timonel Joe Maddon resolvió no ponerlo a jugar lo que desencadenó la decisión de dejarlo fuera del equipo, donde no tenía mucha posibilidad de ver acción. La posición de bateador designado está cubierta por Ohtani, muy productivo y encendido con el bate; y en la primera base de los Angelinos está Jared Walsh, que tiene mejor producción ofensiva que Pujols, de 41 años.

No es la primera vez que desvinculaciones como la de Pujols ocurren. Los fríos números determinan el rumbo de los acontecimientos. Pujols, un extraordinario pelotero con rutilantes campañas con los Cardenales de San Luis (ahí ganó dos veces la Serie Mundial), fue adquirido por los Angelinos en el 2012.

Tres veces fue elegido Jugador Más Valioso, fue a diez Juego de Estrellas, ha disparado 667 cuadrangulares e ingresará al Salón de la Fama y por eso Pujols, aunque siga su carrera con otro club, debió tener una salida más digna y respetuosa de Angelinos. (O)