La Comisión Nacional de Arbitraje (CNA), de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), designó a los colegiados para los partidos de la jornada 7 de la segunda ronda de la LigaPro Serie A, informó Joffre Paredes, director de Arbitraje de la Liga Profesional de Fútbol. Esto, pese a que el gremio arbitral condicionó su actuación en la próxima fecha del campeonato doméstico a la cancelación “total” de sus honorarios, “correspondientes a los meses de mayo, junio, julio y agosto”.

De no cumplir, “hemos resuelto no continuar prestando nuestros servicios profesionales en el campeonato LigaPro”, se plantó la agremiación de réferis.

En redes sociales, Paredes dijo la noche del martes: “La CNA, actuando reglamentariamente, ha designado los árbitros para la siguiente fecha de Serie A”. En la misma publicación adjuntó las listas oficiales, en un documento de la FEF.

En este marco, Miguel Ángel Loor, presidente de la Liga Profesional, se expresó en Twitter en agradecimiento a Rogger Zambrano, titular de la CNA: “Quiero agradecer la postura de Rogger Zambrano, presidente de la Comisión Nacional de Arbitraje. Ha tenido una posición que debe tener alguien correcto que busca el bien. Su actuar siempre ha estado enmarcado dentro de lo que dictan los reglamentos y estatutos”.

Gremios, ‘no para generar caos’

El principal directivo de la organización de clubes prosiguió: “Somos testigos de sus llamados (los de Zambrano) casi diarios para ver el estatus de pago de los árbitros. Fue pilar fundamental para que los árbitros cobren sus viáticos al día y reciban abonos que hoy dentro de la crisis los tienen más adelantados que el resto de partícipes en el fútbol. Gracias a él se han logrado cosas en favor de los árbitros sin escándalos ni huelgas. Los gremios sirven para capacitarse y crecer, no para otra cosa, no para generar caos y convulsionar todo. Las asociaciones son para cultivarse y mejorar, no para ser artífices de la destrucción”.

Esta misma semana, Loor decía que los torneos nacionales no se paralizarían y abría la opción de contar con árbitros extranjeros para dirigir las fechas 7 de la Serie A y 14 de la Serie B (ambas de segunda vuelta).

El dirigente respondía a la amenaza del gremio arbitral y declaraba que había llegado “la hora de hacerle frente a este problema” y de no “sucumbir ante la presión cuando hoy no se puede resolver de la manera que ellos (los réferis) quieren”.

El directivo hablaba de la “crisis mundial” por la pandemia y la afectación en los ingresos de la liga, motivo por el que “no se ha podido cumplir con los salarios”, aunque sí con los viáticos de los árbitros nacionales. (D)