Bicampeonato. Esa fue una de las palabras más repetidas días, semanas y meses después de la coronación de Barcelona Sporting Club como monarca de la LigaPro 2020, en diciembre pasado, tras ganar el título en una definición por penales ante Liga de Quito, de visita.

“Vamos por el bicampeonato, pero con humildad”, dijo Carlos Alfaro Moreno, presidente amarillo. “En mi cabeza está el bicampeonato que desea la hinchada”, declaró en su momento el entrenador argentino Fabián Bustos.

Pero conseguir aquello que Barcelona solo logró en 1970-1971 y luego en 1980-1981 se ha puesto cuesta arriba. Ligar dos coronaciones nacionales consecutivas será una misión bastante complicada luego del resbalón (4-1) sufrido por el equipo de Bustos la noche del domingo pasado ante Delfín, en el estadio Jocay de Manta.

Después de clasificar a los cuartos de final de la Copa Libertadores 2021, en julio anterior, Alfaro Moreno manifestó: “En Barcelona es obligatorio pelear por todo, cada torneo y partido que disputamos. Sin importar el rival que esté al frente tenemos que salir a pelear; no podemos prometer que ganaremos todo, pero sí que tenemos la obligación de dejar todo en la cancha. Nos enfocamos en el campeonato (de la LigaPro), donde nuestras posibilidades de bicampeonato están latentes”.

Publicidad

No obstante, producto de enfocarse más en la Libertadores, poco después la primera etapa se la llevó Emelec. Ahora solo ganar la segunda fase del certamen haría que Barcelona clasifique a la final y que el sueño del bicampeonato no se desvanezca, como ha sucedido ocho veces luego de la última doble corona que se ciñó como rey del balompié de Ecuador.

Barcelona Sporting Club, bicampeón en 1971. Arriba: Luis Alberto Alayón (i), Alfonso Quijano, Héctor Menéndez, Pepe Paes, Juan Noriega, Víctor Peláez. Abajo: Juan Madruñero (i), Jorge Bolaños, Nelsinho, Alberto Spencer, Pedro Álvarez. Una corona con un lujo irrepetible: jugaba Spencer, el mejor futbolista ecuatoriano de todas las épocas. Foto: Archivo

Ocho frustraciones

Los toreros buscaron en vano el doblete en las temporadas siguientes a las vueltas olímpicas dadas en 1985, 1987, 1989, 1991, 1995, 1997, 2012 y 2016. Por diversas razones (la apuesta mayor fue la Copa Libertadores, se perdieron finales, las opciones se escaparon en la última jornada, no se ganaron etapas) nadie ha concretado lo que los planteles de 1980 y 1981, los últimos bicampeones amarillos. ¿Qué tan reales son las posibilidades de retener en el 2021 el título de la LigaPro 2020? ¿Habrá una novena frustración?

Para Mario Canessa, exfutbolista, exdirigente, y hoy comentarista deportivo, “con la actual plantilla de Barcelona no hay posibilidades. Solo hay que revisar las estadísticas y observaremos que el manabita Carlos Garcés y el uruguayo Gonzalo Mastriani juntos no han marcado más de 10 goles (el primero tiene 4 y el otro 5 tantos); entonces hay una falencia. Los volantes tienen más goles que ellos. Este campeonato es irregular y puede suceder cualquier cosa impensada, pero pelear por el bicampeonato en estas circunstancia no es posible, es complicado para Barcelona. Más bien debe apuntar a ganar la mayor cantidad de puntos en la tabla acumulada para ver si logra un cupo a la fase de grupos de la Libertadores 2022″.

‘Bajón emocional’

Canessa profundizó en el tema de la conformación del equipo torero para fortalecer su argumento acerca del bicampeonato como opción perdida. “Esta plantilla, que según la directiva potenció para esta campaña, no da garantías. Ante Delfín, los cambios que hizo el técnico Bustos no mejoraron al equipo. No todos están a la altura. Bruno Piñatares es poco aporte; Sergio López es un tiro al aire porque no hay diferencia cuando ingresó de titular o como suplente; Garcés y Mastriani aportan con poco y hacen goles dependiendo de las circunstancias. Hay problemas serios y a eso se suma que la zaga, que se mostraba bastante fuerte al inicio de la campaña, ha bajado su nivel. Eso se demuestra en la cantidad de goles que permiten. Yo creo que hay un desequilibrio producto de un bajón emocional por la eliminación en la Libertadores”.

Mientras, el legendario Flavio Perlaza, una de las figuras defensivas en las que Barcelona basó la conquista de los títulos de 1980 y 1981, se refirió a las razones que según él alejan hoy al cuadro amarillo de la pelea por el campeonato del 2021.

‘Hoy faltan líderes’

Para el Fantasma “no se pueden perder puntos en casa, como ocurrió ante Liga de Quito (0-2). Además, y el 4-1 frente Delfín deja muchas preocupaciones a todos; directivos, cuerpo técnico e hinchada. La diferencia entre el actual Barcelona y el que yo jugué es que los dirigentes se nutrieron de los mejores elementos de la temporada de 1979 para ser campeones en 1980 y 1981. Llegaron Mario Tenorio, del Deportivo Cuenca; Wilson Nieves y yo, de El Nacional; Escurinho, Alcides de Oliveira, Manga, Dirnei Celestino, Galo Vásquez, y otros nombres que se transformaron en leyenda. Ese Barcelona que integré tenía muchos líderes en la cancha. En la actualidad eso hace falta en Barcelona, porque nadie habla y nadie da la cara”.

Barcelona SC, bicampeón de 1981. Arriba: Flavio Perlaza, Juan Domingo Pereira, Mario Tenorio, Julio Bardales y Pepe Paes; Fausto Klínger, Víctor Ephanor, Galo Vásquez, Alcides de Oliveira, José Tenorio y Juan Madruñero. Foto: Archivo

Para Perlaza, un lateral derecho de férrea marca y peligroso cuando se lanzaba al ataque “el técnico (Bustos) no encuentra el hombre que tome la batuta en el terreno de juego. A Damián Díaz, que debe tomar el mando, el DT no lo rodea de buenos jugadores. No puede ser posible que a este jugador, que cuando entrega una buena pelota, le envíen un melón, cuando debe recibir el balón. Así no se puede”.

En charla con EL UNIVERSO Perlaza, que además de las coronas de 1980 y 1981 agrega a su colección las de 1985 y 1987 con Barcelona, comentó sobre el sueño del bicampeonato: “Creo que dar la vuelta olímpica se quedará solo en objetivo porque hay otros equipos que andan mejor, como Emelec e Independiente del Valle. Barcelona no tiene equilibrio en sus líneas, los elementos valiosos se lesionan y los que quedan no tienen nivel para hacer un buen papel. Será muy complicado obtener el bicampeonato y es tarde para hacer correctivos”. (D)