El presidente de la agremiación de árbitros de Ecuador, Luis Muentes, informó este lunes a la agencia internacional EFE que el gremio que encabeza está tratando de resolver con la LigaPro el contencioso salarial que afecta al fútbol local y que causó que, por el momento, siete de los ocho partidos de la séptima jornada no se hayan jugado.

Estamos en una reunión decisiva”, dijo a EFE el directivo en el tercer día de huelga de los árbitros, con la que esperan poder cobrar los cuatro meses de atraso que acumulan.

La huelga comenzó el viernes antes del partido entre Técnico Universitario y Manta FC, y con ella los árbitros mostraron su inclaudicable decisión de no retornar al terreno de juego en tanto no se satisfagan sus demandas de pago.

Lo único que buscamos es solucionar este problema a través de un acuerdo de pago concreto que no dependa de una condición incierta como se ha venido proponiendo durante todo este tiempo por parte de LigaPro”, anunció en su último comunicado la Asociación Ecuatoriana de Árbitros de Fútbol (AEAF), en la que asegura que “la postura del gremio arbitral en todo momento ha estado abierta al diálogo”.

Publicidad

La deuda, de alrededor de un millón de dólares, se debe a que el canal que dispone de los derechos de emisión, GolTV, no ha abonado esta temporada sus pagos.

Así lo explicó el presidente del campeonato, Miguel Ángel Loor, que ha señalado en varias ocasiones que, al momento, su organismo y los clubes no tienen el dinero y que el canal de televisión que compró los derechos mantiene una gran deuda con los 26 clubes profesionales (16 en la serie A y 10 en la serie B).

La solución al problema, aseguran los árbitros, se dará con la cancelación de la deuda por la LigaPro y los clubes profesionales de Ecuador, que están a diez jornadas de que concluya el torneo de 2021.

“Invitamos a todos los dirigentes del fútbol ecuatoriano a tener un diálogo totalmente abierto para encontrar una solución en conjunto y que vaya en beneficio del fútbol ecuatoriano, para que estos hechos jamás vuelvan a repetirse”, afirma el último comunicado de los árbitros.

El caso también ha tenido una proyección internacional después de que el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Francisco Egas, notificara la huelga a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), pidiéndole que no se designe a los árbitros de su país para los torneos que organiza dicho organismo.

Se trata de la Copa Libertadores y Sudamericana, ambos en curso, y las eliminatorias del Mundial de Catar 2022, aunque también pidió que no se los incluya en la lista para árbitros FIFA de 2022.

Publicidad

Tras la notificación, el caso ha pasado a manos de la Comisión de Arbitraje de la Conmebol.

El primer partido cancelado fue el viernes, pero a él le siguieron los del sábado y domingo, dejando en espera la séptima jornada de la segunda fase.

La jornada debía cerrarse la noche de este lunes con el encuentro Universidad Católica e Independiente del Valle, cuarto y primero respectivamente, aunque su celebración dependerá de la reunión que tiene lugar hoy entre las dos partes en litigio.

En declaraciones El Canal del Fútbol, Santiago Cattani, presidente de Universidad Católica, aseguró hoy que el partido sí se disputará, y se mostró esperanzado de que se resuelva el contencioso porque “los árbitros están en todo su derecho para exigir el pago de sus honorarios” de los meses de mayo, junio, julio y agosto.

La séptima jornada suponía el regreso del campeonato ecuatoriano desde finales de agosto, tras las tres fechas FIFA por las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Catar 2022. (D)