El 2 de julio del 2008 quedó marcado como un día histórico para el fútbol de Ecuador y en especial Liga de Quito, que en aquella ocasión conquistó la primera y hasta la vez única Copa Libertadores para un equipo nacional.

Este domingo se recuerdan quince años de aquella gesta deportiva que tuvo el plantel universitario al mando del argentino Edgardo Bauza.

Sobre el hecho histórico comentó Esteban Paz, dirigente de los universitarios que vivió junto su padre, Rodrigo (fallecido), aquel momento inolvidable.

Publicidad

“Es un orgullo enorme que todos los liguistas tenemos. Somos el único equipo ecuatoriano que ha ganado la Copa Libertadores y es el reto para que los otros clubes busquen alcanzar un título así”, precisó el directivo.

“Toda la vitrina que ganamos en esos cuatro años nos puso en una posición estelar. A nivel de Sudamérica ocupamos el primer lugar por sobre River Plate y Boca Juniors, antes eso era impensado”, añadió en conversación con Primicias.

Paz estimó que el logro obtenido ayudó para que en el país se confíe en los “procesos” y en armar planteles competitivos.

Publicidad

“Que los equipos confíen más en sus procesos, en su capacidad, en armar plantillas adecuadas para competir a nivel internacional. Los clubes tienen un mejor recurso humano porque trabajan en las categorías formativas, los chicos tienen un mejor desenvolvimiento cuando llegan a primera división”, dijo.

“Estamos exportando talento, contamos con jugadores con mejor formación y calidad, tenemos dónde escoger para competir a nivel internacional. Ese trabajo de los clubes se visibiliza en la clasificación a los mundiales, no solo con la selección nacional en la categoría de mayores, también en las categorías juveniles. Son secuelas y consecuencias de todo lo que se ha hecho”, añadió.

Publicidad

Además, el dirigente indicó que por lo logrado a nivel internacional, la afición alba se volvió más exigente e indicó que se trabaja para alcanzar una nueva conquista copera.

“También hubo secuelas negativas como reacción de la hinchada, ser segundo en un torneo ya no le alcanza, competir no le es suficiente, y es el sentimiento normal del ser humano, la superación, la ambición de ser mejores. No vivimos de la historia, trabajamos fuertemente para repetir ese título”, concluyó Paz. (D)