Figura en el 0-0 de la final de ida ante Independiente del Valle, Alexander Domínguez espera que el juego de revancha se incline para Liga de Quito y lleve a los albos a su duodécima corona en el balompié nacional, la primera desde que se instauró la Liga Pro en 2019.

Este domingo se define al campeón de la temporada 2023 en la Casa Blanca. Liga se mide con Independiente con la ventaja de la localía y el respaldo de su afición. Pero en el campo de juego “hay que tratar de estar seguros en lo que vamos a hacer, confiar en nuestro juego y en nuestros jugadores”, dijo Domínguez en la previa del decisivo encuentro.

Liga Pro: las finales que se han disputado y el equipo que más las ha jugado

Hay que asimilar este partido con mucha seriedad, como lo hemos venido haciendo en cada juego. Es una final y nadie te regala nada, hay que estar en todos los detalles y tratar de llegar de la mejor manera al partido”, comentó Domínguez.

Publicidad

El golero habló de la “ansiedad” con la que se viven estos partidos, un tema que dijo manejar con la experiencia y los años en el arco.

“La ansiedad es normal en esta clase de partidos, así vivimos el fútbol, no sentirlo sería como mentirse. Hay ansiedad esperando la hora para entrar al campo de juego, pero ya tenemos años en el fútbol y sabemos manejarla”, dijo Domínguez al canal oficial de Liga.

Augusto Aragón dirigirá la definición del título de la Liga Pro entre Liga de Quito e Independiente del Valle

Dida destacó este 2023 en el arco azucena, campeón de la Copa Sudamericana y finalista de la Liga Pro, además de ser figura en el arco de la selección de Ecuador al cierre de la primera parte del premundial sudamericano.

Publicidad

Ha sido un buen año, trato de trabajar y en cada partido entregarme al máximo, luego las cosas van saliendo, me siento muy bien en el club, por suerte todo ha salido como queremos. Estoy muy feliz, pero siempre tratando de crecer y mantener el nivel que he conseguido”, dijo el golero albo.

Domínguez dejó también un agradecimiento “por el respaldo de la afición”, además del pedido de “vivir con tranquilidad la final y sin violencia” en los graderíos. (D)