Es posible que haya un campeón inédito. Hemos podido ya evaluar el nivel de los equipos en los playoffs y Barcelona no la tiene fácil contra Aucas, como nos imaginábamos todos al arranque. Hay circunstancias que no han permitido que este Barcelona esté en un mejor momento futbolístico y lo de Emelec en Ambato se vuelve muy difícil por el estado de juego que tiene Macará.

Creo que también Universidad Católica puede avanzar y eliminar a Liga de Quito. Y ni hablar del Delfín, que en su cancha es un rival muy complicado. ¿Se puede dar que los semifinalistas sean clubes que nunca han sido campeones? Está en las manos de cuatro equipo hacer lo que nunca nos habríamos podido imaginar; es decir, dejar afuera a los favoritos.

¿Qué tanto tienen que ver en esta situación las malas campañas de Barcelona, Emelec y Liga, o se debe a las buenas temporadas de los clubes pequeños? Se trata de una combinación de las dos cosas, porque canarios, eléctricos y albos han tenido grandes dificultades. Barcelona, en todo el 2019, ha sufrido problemas dirigenciales, administrativos, institucionales, pero también con técnicos, jugadores, líos de indisciplina, el tema político y la incertidumbre de estar suspendido casi hasta el último minuto. Viene una nueva directiva, está muy golpeado su actual presidente; todo eso ha impactado a Barcelona, pese a tener una plantilla que es algo mejor que las demás.

Lo de Emelec está a la vista. Ha hecho un gran esfuerzo y no le ha alcanzado y eso tiene que ver con los jugadores. Los futbolistas no han llegado para nada al nivel que se esperaba de ellos; ganan mucho dinero, tienen las mejores comodidades y están amparados por un club que económicamente se maneja bien, pero ellos no han sido recíprocos. La dirigencia azul va a tener que pensar mucho el próximo año en renovar con futbolistas que en verdad le sean útiles.

Publicidad

Sobre Ismael Rescalvo es precipitado calificarlo porque él tomó un equipo hecho y creo que Emelec se demoró mucho en cambiar al entrenador anterior, Mariano Soso. Pero eso ya está juzgado.

Emelec ha jugado diez años seguidos en la Copa Libertadores y desde el 2010 ha estado en el podio del torneo como primero, segundo o tercero. Esto es lo positivo, esa racha exitosa. Pero se cumplen ciclos, hay un desgaste general. Debe haber una renovación de plantilla y no es fácil en el fútbol nacional. Por ejemplo, Nassib Neme apostó por jugadores que, entre comillas, tenían algún récord que para nuestro medio alcanzaba, pero no funcionaron. Escogió a un técnico (Soso) sin personalidad y que no dio resultados.

Lo sucedido es una lección severa para un directivo que siempre ha estado cercano al éxito. Pero también a los grandes les vienen los golpes inesperados. Confío en que esto sirva de lección para poder modificar el sistema de contratación. Hay que ser más selectivos porque los errores en fichajes le han costado caro a Emelec. Incluso, Bryan Angulo, que fue transferido y no brilla en México, dejó un hueco muy grande que no fue correctamente cubierto.

En cuanto a Liga, su mal torneo nacional tiene que ver con el desgaste propio de un equipo que juega con un estilo que no convence. Pero no hay que descartarlo porque el técnico Pablo Repetto es un experto en estos torneos de eliminación directa, como son los playoffs de la LigaPro, y puede sorprender en cualquier momento.

Pero el fútbol de Liga no termina de convencer y agradar y yo creo que si Repetto no llega a conseguir el campeonato nacional, va a ser cambiado. El entrenador uruguayo de Liga ya tiene una gran resistencia. (O)

 

Barcelona, en el 2019, ha sufrido líos dirigenciales, administrativos, pero también con técnicos, jugadores, y la complicación de estar suspendido casi hasta el último minuto"