• Los dioses del fútbol

    Quizá por eso los griegos se cuidaban de invitar a los dioses a sus rituales deportivos y dedicarles sus triunfos.

  • Pienso, pero no existo

    Los políticos se limitan a repetir consignas polarizantes, como si la solución... existiera solo en el extremismo...

  • Sentirse viva

    Nada dura ni perdura. Permanece la ilusión, la traviesa visión del pasado que juega a proyectarse al futuro.

  • Maternidad sin velos

    La maternidad es una experiencia íntima como ninguna y a la vez es la conexión humana más radical y transformadora...

  • Bananas encocadas

    Sus peones terminarán en cárceles... mientras los reyes y reinas de la cocaína seguirán gozando de sus dulces viajes...

  • Ese libro que me acompaña

    La tinta electrónica carece de la sangre necesaria para celebrar el ritual sagrado de la lectura.

  • Primavera

    Me llenaré los ojos y el alma de su belleza. Me la guardaré como una se guarda los recuerdos de amores efímeros...

  • Tocaba como un hombre

    Un adorno, eso era el talento para las mujeres burguesas del siglo XIX, un atractivo, un punto a favor...

  • Llamar nazi a un judío

    (...) es lo mejor que ha podido sucederles a esos antisemitas y revisionistas que esperaban la oportunidad de salir del clóset.

  • Que se vayan ellos

    Esta “normalización” de la crisis es una estrategia de gobiernos fallidos ante el colapso de sus sistemas.

  • Esas muertes absurdas

    ¿Dónde está Dios entre tanta muerte absurda? Es quizá la pregunta más antigua que se ha hecho el ser humano...

  • Cinco minutos de fama

    Una bomba de una violencia inconcebible, inexplicable, injustificable ha explotado en Ecuador.

  • A gritos

    Ahora siento que llegamos a cada fin de año con esa misma sensación, como si viviéramos al borde del fin, al filo de la locura...

  • Vestirse

    Cada prenda es, debería ser, una historia por descubrir, una historia a punto de escribirse.

  • Entre dos tinieblas

    Es soñar con soñar, con ser capaz de soñar; liberarse del demonio que nos lleva a querer tener siempre la razón...

  • Refugio de otoño

    Alemania... es un país donde un ruso, un israelita, un estadounidense y una ecuatoriana pueden beber vino juntos...

  • Amigos no tan peludos

    Dicen que Dios los cría y ellos se juntan. De acuerdo: son justamente esos bichos raros mis mejores amigos.

  • Luz perpetua

    Quizá no deberíamos decir nada sobre las cosas bellas, solo admirarlas con la boca llena de silencio y asombro.

  • Pensando en los niños

    Me temo que otra vez dejamos en la banca a los mejores jugadores, y esta vez (...) nos estamos jugando la vida.

  • Soy migrante, pero sueño

    Agradezco la intercesión de voces justas, pero a mí la segunda vuelta me descorazona: el mismo callejón sin salida de siempre.

  • New York de arriba pa’bajo

    Si miras hacia abajo, en NY miles viven en las calles, tirados en parques, plazas y estaciones de metro.

  • Un lugar para soñar

    Bromfield pasó media vida escribiendo y la otra sanando y conservando el suelo que nos alimenta.

  • Alma de papel

    Ahora que cualquiera con un aparato puede informar y opinar, los periodistas profesionales debemos redoblar nuestros esfuerzos.

  • Paren el mundo

    ¿Y si renunciamos a bailar al ritmo sórdido de un mundo engendrado por el dinero y el poder...?

  • María Orska, una actriz inolvidable

    Los restos de María Orska reposan en Viena junto a los de su madre, pero al terminar la Segunda Guerra Mundial se retiró la lápida.

  • La belleza de lo oscuro

    ¿Pero cuántos nos atrevemos a jugar el juego de nuestras pasiones con todas las cartas sobre la mesa?

  • Matrioshkas

    Me miro al espejo y cada vez me veo más parecida a ella. Me digo: soy madre, pero también: soy mi madre.

  • Dos gotas de humor

    No perderé la oportunidad de comentar por fin algo bueno sobre la política. Quizá ya lo han visto, pero si no, háganme el favor.

  • Actos de esperanza

    Si la muerte natural o elegida duele, la muerte violenta e indigna nos abrasa, nada apaga su furia.

  • Guerra de necios

    Díganle a un chico ante un cajón cerrado: “prohibido abrirlo”, y pensará en él día y noche, quizá buscará y hallará la forma de abrirlo.