Ocho cuentos cortos, que abordan temáticas como el suspenso, el misterio y lo gótico, circulan hoy con Diario EL UNIVERSO, en el fascículo Terror y minicuento, a través del proyecto literario Lecturas que atrapan. Las obras son de autoría de la escritora guayaquileña Solange Rodríguez, quien compartió con este matutino algunos detalles de su labor literaria y su inclinación por los cuentos que tratan estas temáticas.

En los ocho minicuentos de su autoría se evidencia lo misterioso, lo enigmático, lo lúgubre... ¿Con qué objetivo aborda estas temáticas?
Soy una escritora cien por ciento consciente de que los temas que abordo los toco con intención, y no siempre cuando a uno se le ocurre una idea uno convoca un tema. Uno convoca la historia y no el tema. Lo que intento es darle una cuestión temática para que el texto sea coherente. En El lugar de las apariciones (su obra del 2007) se trata lo del misterio, para darle consistencia al libro.

¿Quién o qué la motivó a escribir este tipo de literatura?
Yo he sido una gran admiradora en los juegos que existen entre lo maravilloso y lo real. Siempre me ha llamado la atención este estilo, con el que se pueden narrar los acontecimientos cotidianos. Pienso que la realidad cotidiana es bastante aburrida, pesada, y desde que tengo memoria he resultado ser una persona particularmente imaginativa. Quizás lo obvio para mí no es tolerable.

¿Qué le atrae de lo gótico?
Pienso que los seres humanos encontramos en el terror y el misterio las raíces de nuestra naturaleza. Nos hemos inventado dioses, amuletos y lógicas para soportar el miedo, y el miedo básico y fundamental de todo ser humano es la muerte. En El lugar de las apariciones se recopilan estos textos, en los que se juega con fantasmas y muerte; se parodia, se trata de que sea ameno. En el cuento ¡Que devuelvan las entradas! se expone el que la gente no es honesta. En Atracción intelectual está una mujer zombie y encuentra a un hombre atractivo, no por su físico sino por su cerebro. Entonces, hay una lectura muy diferente de lo cotidiano, porque creo que hay que reírse del miedo, hay que reírse de lo que nos asusta, hay que reírse de lo que no se puede tolerar. Reírse es una celebración de la vida, porque finalmente la muerte nos va a ganar la partida, en algún momento, claro.

¿Cuál ha sido su inspiración para escribir este tipo de historias?
Recuerdo mi infancia en una casa de construcción mixta de dos pisos enorme. Soy hija única y esa casa para mí era como un laberinto, y el monstruo de ese laberinto era mi abuelo, por ser alguien de quien todos hablaban pero que casi nadie veía. Resulta que mi abuelo era escritor, pero era muy excéntrico y no se lo podía ver porque pasaba escribiendo o leyendo. Era un tipo muy raro, muy singular en la casa. Una vez, aunque me lo tenían prohibido, entré a su cuarto y lo vi escribiendo, volcado sobre una mesa, con el cabello iluminado por los rayos del Sol. Esa imagen me consternó mucho. Y pienso que yo escribo porque mi abuelo no pudo seguir escribiendo, que finalmente la escritura puede ser un mal congénito o una enfermedad o algo que nos ayude a sobrevivir a la muerte o a seguir vivos, pero esa es la actitud. La escritura es continuar una historia.

¿Qué le ha permitido el cuento?
Todo. Por contar tengo la familia que tengo, por contar tengo trabajo en los sitios en los que he logrado trabajar. El cuento me ha vuelto una persona de éxito. La literatura se ha vuelto una forma de vida integral para mí: la dicto, la escribo, la consumo, es como una simbiosis absoluta. El éxito también puede ser mirado como vender mucho, eso creo que en nuestro país no es posible, aunque tenemos un país que sí es lector. No soy fatalista.

¿Qué escritores le han impactado?
El escritor joven está influenciado no solo por literatura, sino por la música, por toda una cultura pop. La literatura no está influenciada solo por la literatura, sino que toma del medio todo lo que puede y lo convierte en libro.

El fascículo
Dentro de las 16 páginas hay un juego que el lector debe resolver para participar en el sorteo de cuatro órdenes de compra, de $ 50, en librería Mr. Books. Tiene desde hoy hasta el jueves próximo para depositarlo en las agencias e islas de EL UNIVERSO.