La Asamblea Regional de las Culturas para debatir el contenido del anteproyecto de la Ley de Cultura, presentado por el presidente de la República, Rafael Correa, se efectuó el pasado lunes, en el auditorio Simón Bolívar de Guayaquil, dentro del recorrido que realiza por diversas ciudades del país y que culminará en una Asamblea Nacional en la capital ecuatoriana, este viernes 23.

Marco Murillo, presidente de la Comisión Provisional Especializada de Cultura, afirmó que el anteproyecto de Ley de Cultura llegó como una ley ordinaria y el grupo que él dirige decidió darle el tratamiento de orgánica. Asimismo, enfatizó que deseaba que sea una Ley de las Culturas que tenga artículos que refieran la diversidad sociocultural del país. Esta ley será, a su criterio, integradora y participativa, “que no pretende eliminar ninguna entidad”.

Exponentes de las artes tomaron la palabra. La poetisa Sonia Manzano señaló que se presentaron otros dos anteproyectos de Ley de Cultura: uno de Adrián de la Torre y el otro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Añadió que del primero se debían rescatar algunos artículos, como el referente a que grupos y personas independientes se unan al Sistema Nacional de Cultura. Destacó el apoyo del Estado a los centros culturales comunitarios y que el Sistema Nacional de Cultura tenga una “acción descentralizadora”.

Ante la reciente muerte del productor Gabriel Tramontana, el viceministro de Cultura, Francisco Salazar, dijo que el Ministerio de Cultura inició un proceso de valorización de su legado, que reúne más de 1.400 archivos fílmicos de la última mitad del siglo XX.

Su tiempo estipulado para intervenir era de media hora, pero se estaba pasando con algunos minutos. Varias personas le dijeron que sintetice, mientras otros sí querían escuchar todo el proyecto de la nueva ley. Él se tomó tres minutos más.

Para agilizar la intervención de la mayor cantidad de personas, cada uno debió hablar tres minutos. La cantante Irma Aráuz señaló que la nueva Ley de Cultura debe estipular una pensión para los artistas. Jaime Mocha, de la comuna Valdivia, pidió que ese pueblo sea defendido y socorrido porque, a pesar de haber sido declarado Patrimonio Cultural, “hay la contaminación ambiental de dos industrias de sardinas y atún”.

Otra persona que tomó la palabra fue Miguel Ángel Ávila, de Afroamérica Siglo XXI, quien consideró oportuno que quienes integren la Comisión sean personas vinculadas con alguna de las ramas del arte.

“Es importante crear una academia de lenguas indígenas que esté en varias partes del país”.
PEDRO CURICHUMBI,
REPRESENTANTE INDÍGENA

“La Casa de la Cultura Ecuatoriana desea que se entregue una ley de consenso”.
DUMAR IGLESIAS,
PDTE. DE CCE MANABÍ