"Wikipedia no es perfecta. Tampoco lo es internet, pero tras más de siete años hemos conseguido un grado de excelencia satisfactorio", responde Jimmy Wales, fundador de esa enciclopedia gratuita online, a las críticas sobre la veracidad de los datos que  proporciona.

Una reciente publicación del sitio www.elmundo.com puso al descubierto el "experimento" de un estudiante de periodismo alemán, quien, seguro de que en Wikipedia cualquiera con un computador y conexión a internet puede configurar sus contenidos, modificó el nombre de quien sería el nuevo ministro de Economía de su país.

Al infinito nombre del futuro ministro, compuesto por doce palabras, le añadió un sustantivo más: Wilhem y a las pocas horas, cuando la canciller alemana, Angela Merkel, le asignó la cartera, los principales medios del país incluyeron Wilhem en su nombre. El diario alemán Bild  incluso cuestionó irónicamente en su portada: '¿Debemos aprendernos todos estos nombres?'. El estudiante entonces reveló su experimento, abriendo con ello un intenso debate en Alemania.

Pero, aunque este portal es constantemente cuestionado, su éxito se mantiene pues muchos navegadores lo consideran un referente de consulta. Además, Wales insiste en que el sistema ha corregido sus  errores de a poco y que al comparar sus artículos  con los de enciclopedias tradicionales y prestigiosas, como la Británica, han concluido que su cantidad de fallas es parecida.

Curiosamente un estudio de la Universidad de Fráncfort reveló que Wikipedia contenía el 25% de errores menos que la enciclopedia en mención.