Diez nuevas especies localiza en Sangay un estudio de 8 años

Domingo, 11 de Febrero, 2018 - 00h00
11 Feb 2018

Dos mamaíferos y ocho anfibios se han descubiertopEra un estudiante de Biología de la Universidad Central del Ecuador cuando ingresó por primera vez, en 2009, al sector de Sardinayacu en el Parque Nacional Sangay (PNS), ubicado entre Morona Santiago, Chimborazo, Cañar y Tungurahua.

Al recorrerlo y observar su flora y fauna no lo pensó dos veces y decidió que ese parque sería la zona medular de sus futuros estudios. Jorge Brito, biólogo y actual investigador del Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio), comenta que desde ese año hasta el momento ha logrado descubrir diez nuevas especies (dos de mamíferos y ocho de anfibios) en el PNS. Son ocho años de investigación, cuyos datos han sido documentados en catorce artículos de revistas científicas reconocidas mundialmente.

Brito señala que la confluencia de ecosistemas hace de Sangay un lugar idóneo para realizar descubrimientos: “El parque es bastante extenso, tiene más de 500.000 hectáreas y cubre varios ecosistemas, un montón de formas topográficas. Hay tierras de bosque bajo donde hay planicies, hay zonas de páramo o que colindan con volcanes y eso lo hace especial. En toda mi vida no avanzaré a estudiar todo el parque, sin embargo, estamos dando prioridad a los sitios que creemos importantes como los sistemas lacustres”.

Lea también: Redescubren especies de anfibios en Ecuador

La primera especie descubierta por Brito fue la rana Noblella personina en 2013. Señala que al principio realizar los primeros estudios fue complicado debido a la falta de financiamiento. “Los primeros ingresos (expediciones) que hicimos a Sangay fueron junto a compañeros de la universidad y con nuestro dinero. Es difícil que las personas confíen en estudiantes... yo ingresé en esa condición y lograr financiamiento en esas circunstancias es complicado porque, sobretodo en áreas como la biología, piden publicaciones y experiencia comprobada”, indica.

Luego, en ese mismo año, el especialista y su equipo logran registrar al Caenolestes sangay, una especie de ratón marsupial. “Este descubrimiento fue interesante porque logramos publicarlo en una revista muy prestigiosa de Estados Unidos (Journal of Mammalogy). Con esta especie nuestro trabajo comenzó a tomar fuerza y empezó a llamar la atención de organismos e instituciones que podían financiarnos, así conseguimos apoyo de la Escuela Politécnica Nacional. Luego ya me vinculé a Inabio y es el que me financia”, asegura.

Este roedor es endémico del PNS y tiene características muy peculiares sostiene Brito: “Es un mamífero bastante primitivo que está genéticamente más emparentado con los marsupiales de Australia que con los americanos. Tiene una forma peculiar, ya que la cabeza es delgada, tiene ojos muy pequeños y numerosos dientes. Además, no sabemos casi nada de esta especie porque es difícil obtener información, ya que es un animal pequeño de 80 a 90 milímetros, nocturno y camina por abajo de las hojas”.

Lea también: Anfibios amenazados por actividad minera en Ecuador

El año pasado fue particularmente exitoso para Brito, pues logró descubrir cuatro especies de ranas (Pristimantis albujai, Pristimantis churuwiai, Pristimantis sambalan y Pristimantis saturninoi) y una de mamífero (Rhipidomys albujai). El nombre común de los anfibios son Cutín de Albuja, Cutín de Churuwia, Cutín de Sambalan y Cutín del Padre Saturnino, respectivamente.

El término albujai fue considerado en honor a Luis Albuja, un importante mastozoólogo del Ecuador. Decidieron dedicarle estas especies a Albuja porque fue el primer biólogo que ingresó al PNS para realizar inventarios de sus diferentes zonas.

Brito revela que en los próximos meses publicará nuevos hallazgos. “Por ahora tenemos un manuscrito, aceptado ya, en una revista de Brasil, sobre una nueva especie de serpiente endémica. Ha sido encontrada en algunos puntos de la cordillera del Cóndor y dentro del PNS. El género de la especie es Atractus y la estamos bautizando con el nombre de atlas que simboliza a una serpiente grande representada en la mitología griega”, indica.

Lea también: Plan para proteger 579 especies de anfibios que habitan en Ecuador

Este espécimen de reptil es grande, vive bajo el suelo, se mueve por debajo de la hojarasca, troncos y se alimenta de lombrices gigantes y ha adaptado su mandíbula para poder comerlas.

El biólogo oriundo de Macas, Morona Santiago, dice que seguirá trabajando en Sangay: “La zona tiene ecosistemas únicos, parece que las especies están esperando, en grupos, en filas, ser descubiertas”. (I)

Principales amenazas
Riqueza ambiental

Conflictos
Las principales amenazas que enfrenta el Parque Nacional Sangay (PNS) son los conflictos de tenencia ilegal de tierra, uso inadecuado de los recursos naturales por parte de las comunidades ubicadas en la zona de amortiguamiento, cacería furtiva y deforestación.

Patrimonio
El PNS fue declarado patrimonio natural de la humanidad por la Unesco en 1983. Sus diferentes zonas van desde los 900 hasta los 5.319 metros sobre el nivel del mar.

Características
Hacia el norte y el este del PNS están las montañas de los Andes, picos nevados y tres volcanes: Sangay, El Altar y Tungurahua. Se pueden observar especies como tapires de montaña, cóndores andinos y osos de anteojos. También limita con la selva amazónica.

Hidrografía
En el parque están las nacientes del Upano, río que bordea la ciudad de Macas. El otro río importante es el Paute y su caudal genera una importante fuente de hidroelectricidad para el país.

El área protegida se creó en 1975, pero recién en 1979 fue ascendido a Parque Nacional. Su extensión es de 517.725 hectáreas.

Diez nuevas especies localiza en Sangay un estudio de 8 años
Ecología
2018-02-11T00:00:40-05:00
Los múltiples ecosistemas de la zona permiten el desarrollo eficaz de flora y fauna en el área protegida.
El Universo