Nueva York, una metrópoli de ensueño que te atrapa

Andrés Alejandro
30 de Noviembre, 2017 - 19h45
30 Nov 2017 - 19:45

Es el escenario de conocidas películas y series. “Una jungla de concreto donde se fabrican los sueños, no existe nada que no puedas hacer...”: esta frase, parte de la estrofa del tema 'Empire State of Mind' de Jay-Z y Alicia Keys, resume a la perfección Nueva York. La Capital del Mundo ofrece mucho, tanto que si no te adaptas puede llegar a agobiarte, sobre todo si es tu primera vez allí.

Tiene más de ocho millones de habitantes y muchos lugares por conocer. Está dividida en cinco zonas: Bronx, Brooklyn, Queens, Staten Island y Manhattan, esta última la más conocida, visitada y... costosa, siendo aquí donde tienen sus residencias famosos como Matt Damon, Harrison Ford, Jennifer Aniston o Leonardo DiCaprio.

Si Kevin McAllister ('Home Alone 2: Lost in New York', 1992) pudo desenvolverse fácilmente en esta metrópoli a su corta edad, entonces cualquiera lo puede hacer. Claro, la cinta de Macaulay Culkin es ficción, pero no estarás perdido en Nueva York siempre que tengas conocimiento de algunos puntos básicos, tales como rutas de transporte y zonas de visita obligada.

¿Cómo llego?

Guayaquil tiene vuelos directos hacia Nueva York. LATAM conecta ambas ciudades en unas 6,5 horas, aproximadamente. Esta aerolínea llega a la Terminal 8 del aeropuerto John F. Kennedy, ubicado en Queens, a unos 20 kilómetros de Manhattan. La ciudad además es servida por el aeropuerto La Guardia (Queens), aunque también se encuentra cerca el aeropuerto internacional Libertad de Newark (Nueva Jersey).

Otras opciones para volar hacia Nueva York -aunque no de forma directa- son vía Avianca (escala en Bogotá), Copa Airlines (escala en Panamá), American Airlines (escala en Miami), o Tame (escala en Quito). El costo de los pasajes varía, oscilando desde los $450 hasta los $1.000 o más, dependiendo de la aerolínea, fecha de compra, número de escalas y temporada.

Migración y seguridad

Tranquilo. Si no tienes los problemas de Viktor Navorski ('The Terminal', 2004), las tareas de Migración y Aduana en el John F. Kennedy serán relativamente fáciles y rápidas. Este aeropuerto está equipado con el APC, Automated Passport Control (Control automático de pasaportes), en el cual una máquina se encarga de escanear el pasaporte, tomar la foto y huellas, además de que en la pantalla se completa la declaración de aduana, sin necesidad de llenar el formulario que se entrega en el avión.

Al final del proceso, la máquina emitirá un papel que se dará al oficial de migraciones, quien lo revisará y sellará tu pasaporte. En caso de que el APC tenga problemas con el documento de identificación, se puede informar a alguno de los oficiales de migración presentes, quien -en el mejor de los casos- dirigirá al pasajero hacia los cubículos en los que están los oficiales migratorios para que cumpla el proceso de forma manual.

Comunicación y movilización

Si quieres estar comunicado al abandonar el aeropuerto y ubicarte fácilmente en la ciudad, con la ayuda de Google Maps, puedes comprar un chip para tu teléfono en las mismas tiendas de la terminal, además de que también tienes la opción de aquirirlos en dispensadores (sí, como si fuera una bebida). Las operadoras de telefonía celular más conocidas son AT&T y T-Mobile, esta última ofrece quizá la opción más atractiva con su Plan Turista ($ 30), que dura tres semanas y ofrece 2GB de datos, SMS ilimitados y 1.000 min de llamadas dentro de Estados Unidos.

Una vez afuera del aeropuerto, tienes varios medios para movilizarte, siendo el Subway (Metro) el más popular y económico ($7,50 hasta Manhattan), aunque también se puede pagar un taxi. Deberás tener mucha precaución en la puerta del aeropuerto, pues si alguien que presta su servicio de movilización te nota 'perdido' querrá 'ayudarte' e intentará embarcarte en su vehículo, con la posibilidad de que no te ofrezca mayores detalles del costo total final. Por ello asegúrate de cuánto te va a costar antes de subirte y mira si te conviene, ya que estos pueden cobrarte más de $100, por ejemplo, si tu destino es la isla de Manhattan.

Para utilizar el Subway (Metro y buses) puedes comprar por $ 32 la tarjeta Metrocard ilimitada, que durará siete días. Su uso es personal, aunque también tienes otra opción que te permite recargarla con el monto que desees; con esta el pasaje estará en $2.75 cada trayecto, además de que puedes prestarla. Si no quieres estas tarjetas -que las puedes adquirir en las estaciones del metro- entonces puedes optar por un tique sencillo, que te saldrá en $3. 

Pero si no está entre tus planes aventurarte en el típico Subway o subirte a uno de esos clásicos taxis amarillos neoyorquinos (que incluso tienen TV y conectores para dispositivos electrónicos), entonces te queda la opción de Uber (en Nueva York funciona sin inconvenientes). Para activarlo deberás utilizar un número celular de ese país. Los precios varían, dependiendo del lugar y tipo de vehículo que pidas. Así, te cobrarán un precio mayor si -por ejemplo- vas desde el aeropuerto JFK hasta Manhattan en un auto tipo SUV. Los costos también son un poco elevados si quieres movilizarte dentro de Manhattan o quieres salir de allí. Esto aparentemente se debe al pesado tráfico de la zona. En cambio los precios son mucho más asequibles fuera de Manhattan o si vas hacia ese sector desde el Bronx, Queens, entre otros.  

También se puede rentar un auto, aunque no es recomendable. El tráfico, las escasas y costosas zonas de parqueo, así como las elevadas multas, podrían convertir tu visita en un infierno. Homero Simpson lo sabe ('The Simpson: The City of New York vs. Homer Simpson').   

De la Estatua de la Libertad al Central Park

Esta ciudad es imposible recorrerla en pocos días. Para conocerla bien por lo menos se debería estar un mes. En todo caso algunos factores son importantes para hacer turismo, como el clima y las horas de luz. 

Nueva York tiene cuatro estaciones: primavera (marzo-junio), verano (junio-septiembre), otoño (septiembre-diciembre), e invierno (diciembre-marzo). La ciudad cuenta con más horas de luz hacia mediados de año, siendo que entre junio y julio -cuando hace más calor- el sol puede salir hacia las 05:30 y empieza a ocultarse a partir de las 20:30. El caso contrario es hacia fines o inicios de año -época fría- cuando el alba inicia a las 07:00, aproximadamente, y ya está oscuro antes de las 17:00.

Tan solo Manhattan tiene unos 60 km². Muchos de los sitios de atracción de esta zona cobran el ingreso, entre los que se encuentran el Top of the Rock, observatorio ubicado en la parte alta del Centro Rockefeller; el Empire State Building, el One World Trade Center, el Museo de Arte Moderno (MoMA), el Museo Madame Tussauds, el Museo de Historia Natural, o el viaje en ferry e ingreso a la Estatua de la Libertad.

Si quieres economizar en las entradas a estos y otros puntos puedes adquirir el New York City Pass o el New York Pass. Tienen diferentes precios, de acuerdo a los días de uso y los sitios a visitar, todo depende de lo que quieras ver. Además, la última opción ofrece el Big Bus, un transporte de varios recorridos guiados, de acuerdo a elección del pasajero. Este sistema también se puede adquirir por separado.  

En todo caso deberás planificar los sitios a visitar, ya que si bien algunos puntos turísticos están cerca y los puedes conocer en unos 30 minutos, otros en cambio te tomarán algunas horas y están más alejados, como el caso de la Estatua de la Libertad o el recorrido por el Museo de Historia Natural, entre otros.

En cambio algunos lugares son gratuitos, como pasear por Chelsea Market, el puente de Brooklyn, High Line, Central Park o la alucinante zona de Times Square. Eso sí, en Nueva York te recomiendo caminar rápido, no sea que tropieces con los siempre ocupados residentes de esta urbe, como Andrea Sachs ('El diablo viste a la moda', 2006), quien seguro le estará llevando su café de Starbucks -de esos que abundan en la Gran Manzana- a Miranda Priestly, su temida jefa.

No esperes que los sitios turísticos de esta urbe tengan poca gente, pues es una de las ciudades del mundo que recibe más turistas al año, con casi 60 millones de visitantes. Si quieres evitar las aglomeraciones entonces solo camina por sus calles o siéntate en una banca y mira el paisaje, pues todo Nueva York es un acontecimiento.    

De shopping

No es Miami u Orlando, pero en Nueva York también puedes economizar mucho, en lo que a ropa, zapatos y aparatos electrónicos se refiere. En Manhattan hallarás locales de Century 21, tiendas tipo outlet, que ofrece artículos con atractivos descuentos. 

En la Gran Manzana también encuentras -entre otros- locales de B&H Photo Video, que oferta equipos nuevos y usados de audio, video y fotografía profesional a precios módicos. Ten en cuenta que esta franquicia no atiende los sábados. También encontrarás las Apple Store, siendo la más conocida la de la 5ta Avenida, que atiende las 24 horas del día. Además, en Times Square se localizan una gran variedad de marcas de todo tipo.  

Pero si el tiempo te lo permite, puedes hacer un corto viaje de 40 minutos y dirigirte a The Mills at Jersey Gardens, en la ciudad de Elizabeth (New Jersey). Este centro comercial tipo outlet es de la misma línea del conocido Sawgrass Mills en la Florida, donde se encuentra una gran variedad de locales de reconocidas marcas. Para llegar a ese shopping desde Nueva York deberás ir a la Terminal de Autobuses de la Autoridad Portuaria, y comprar un pasaje para el bus 111, que te llevará hasta aquel centro comercial. El costo es de $7, aunque también puedes comprar ida y vuelta por $14. Aquí deberás tener en cuenta los horarios, ya que el último bus que sale desde Nueva York hasta Jersey Gardens lo hace a las 16:30, mientras que de Jersey Gardens a Nueva York lo hace hacia las 21:00. 

Comida y hospedaje

Siendo una ciudad cosmopolita, Nueva York ofrece muy amplia variedad de platos. Comida china, italiana, mexicana y hasta ecuatoriana se puede encontrar. El costo varía dependiendo el lugar donde se ubique el local o restaurante.

Pero si la opción es economizar, puedes comer el típico hot-dog, hamburguesas, pizza o pretzels en los sencillos y clásicos quioscos de la calle. Además se encuentran franquicias económicas como KFC, McDonald's o Wendy's. 

También puedes aprovechar con tus amigos o familiares para sentarte a tomar un café y conversar en alguna de las cafeterías de esta ciudad y sentirte como Rachel, Monica, Phoebe, Chandler, Ross y Joey ('Friends') en el Central Perk. Por cierto, tal cafetería de esa recordada serie cómica no existe.

Junto a Tokio, Londres y Río de Janeiro, esta ciudad se encuentra entre las más costosas del mundo. Por ello el hospedaje es muy elevado, sobre todo en el área de Manhattan, identificada como el centro de Nueva York. Por ello lo recomendable es hospedarse en hoteles en zonas como Brooklyn, Queens, o buscar departamentos en sitios web como Airbnb.      

Puntos cercanos 

La Gran Manzana tiene muchos rincones por conocer, pero cerca de esta se encuentran otras ciudades, como Washington DC, Boston o Filadelfia. Esta última está a unas dos horas de distancia, mientras que las dos primeras a unas cuatro horas, por lo que son muy buenas opciones para recorrer en uno o dos días.

Varias empresas de buses ofrecen movilización hasta esas localidades, siendo Megabus, Greyhound Lines o BoltBus algunas de estas. Los precios varían así como los horarios de salida y llegada. Los buses son aclimatados, tienen asientos cómodos e incluso conectores para dispositivos electrónicos. (I)