Aunque quiso ser como Picasso, el colombiano Fernando Botero encontró su propio camino hasta definirse como el pintor de los "volúmenes exaltados", se congratula ahora con motivo de una muestra en Francia que confronta su obra con la del artista español.

"La dimensión exaltada da al objeto una sensualidad, una existencia más intensa, una presencia más grande", confió el pintor y escultor, en la presentación de la exposición Botero, diálogo con Picasso, en Aix-en-Provence, en el sureste francés.

"Con su genialidad, su capacidad de adoptar todos los estilos, Picasso inspiró a todos los pintores del mundo", agregó Botero en francés, admitiendo haber "vivido muchos momentos bajo su influencia".

Como en la obra del español, los temas del circo, las corridas de toros, los desnudos y las naturalezas muertas están muy presentes en su trabajo. "Pero encontré una forma personal de expresarme, que no tiene nada que ver con Picasso", agregó el artista, de 85 años.

La muestra, que expone 60 cuadros y dos esculturas del colombiano y 20 pinturas del español, pone en evidencia este recorrido, desde la emulación hasta la distinción de Botero respecto a Picasso. (E)