Darle espacio a otras tendencias musicales es la nueva semilla que pretende plantar en el Festival Internacional de Artes Musicales Académicas (Fiama), Daniela Sotomayor, hija del fundador de la cita, Byron Sotomayor, quien falleció en julio pasado.

Con la despedida de su padre, la joven de 25 años tomó en sus manos el rumbo del encuentro artístico que este año reúne a músicos de Argentina, México, Ucrania y Ecuador. Esta décima edición de Fiama se pudo realizar, asegura Sotomayor, con la colaboración de los amigos de quien fue director del coro de la Espol.

“Hicimos en tres meses la programación y la logística de un festival que toma un año preparar. No quería que desapareciera porque mi padre no lo hubiera querido así. Por eso agradezco a todos los músicos y personal que me ayudó mucho a sacar todo adelante”, comenta Sotomayor, quien estudia dirección orquestal.

Fiama abrió sus puertas al público el pasado sábado con la presentación de músicos locales. Entre ellos estuvieron la soprano Ruth Díaz con la obra teatral musical Rusalska.

Publicidad

“El legado que deja Byron es muy grande. (...) Su huella es la unión de varias artes musicales, no solo la lírica. Esa es la belleza de esta cita”, sostiene la también directora del coro de la Universidad Politécnica Salesiana de Guayaquil.

El objetivo, añade Sotomayor, es llevar arte a la ciudadanía y que pueda generarse una interacción con el público. “Por eso la entrada a todos los eventos es gratuita. Queremos que las personas aprecien lo lindo de la música”, indica.

Las presentaciones están previstas hasta el próximo 11 de noviembre con extensiones en diferentes ciudades del país. Ayer se realizó un acto en el Centro Cultural Indio Guaraca en Guaranda.

Mañana, a las 19:00, se realizará un espectáculo musical en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (Malecón y Loja) en honor a Byron Sotomayor. “Habrá un video con el recorrido de su trayectoria”, adelanta su hija. (I)