La Novena de la Navidad es una tradición familiar que nos reúne cada año alrededor del pesebre o el árbol de navidad. La Conferencia Episcopal Ecuatoriana ha preparado el material audiovisual para que las familias la recen con alegría, tal como pregona el papa Francisco.

A continuación la guía para rezar la novena:

Día primero

1. Villancico

Publicidad

2. Oración para todos los días

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Señor Jesús, Hijo de Dios y concebido por obra del Espíritu Santo, que un día fuiste niño en Belén y en Nazaret, nacido de santa María Virgen, venimos al lado de ella y de José a adornarte, a contemplar, admirar y meditar los misterios de tu infancia y tu niñez.

Abre nuestros corazones al amor, a la paz y a la alegría que viniste a traer a la Tierra.

Toma nuestro propio nacimiento y húndelo en el tuyo; haznos hombres verdaderos y nuevos, hijos de Dios auténticos, como si cada uno de nosotros hubiera nacido corporalmente de María.

3. Evangelio

Publicidad

Lectura del santo Evangelio según san Mateo. 1, 18-25 Anuncio a san José

4. Reflexión

5. Plegarias

A Jesús, Hijo de Dios, que vino a ser de la raza humana por la aceptación de José, pidamos con insistencia: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros. Todos: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros.

En este mundo nuestro, que tiene miedo a la guerra y gasta cada minuto millones en nuevas armas. Todos: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros.

En este mundo nuestro, donde unos mueren por falta de alimento y otros no saben qué hacer con tantos desechos. Todos: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros.

En este mundo nuestro, en el que las naciones ricas y poderosas abusan y explotan a las pequeñas y pobres. Todos: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros.

En este mundo nuestro, en el que tanto trabajan por la paz y la justicia. Todos: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros.

En este mundo nuestro, que es de tierra y mira al cielo. Todos: Que seas Enmanuel, que seas Dios con nosotros.

Saludemos a María, Madre de Dios, diciendo juntos: Salve, Reina de los Cielos y Señora de los Ángeles; Salve, raíz; Salve, puerta que dio paso a nuestra luz. Alégrate, Virgen gloriosa, entre todas la más bella; Salve, oh hermosa doncella, ruega a Cristo por nosotros.

6. Bendición

A cada una de las bendiciones se responde: Amén.

Dios, Padre eterno, que quiso salvar a todos los hombres de sus pecados, nos haga partícipes de la salvación. Todos: Amén.

Jesús, Hijo de María y adoptado por José, que sin dejar de ser Dios se hizo uno de nosotros, nos haga cada día más cercanos a él. Todos: Amén.

El Espíritu Santo, que obró en María Virgen para que fuera Madre de Dios-hombre, obre en nosotros para que seamos mejores hijos de Dios. Todos: Amén.

7. Villancico (I)