Las personas con hiperhidrosis, una afección en la que se suda en exceso, también parece tener unas tasas más altas de ansiedad y depresión, sugiere un nuevo estudio.

Más o menos un 21 y un 27% de las personas con hiperhidrosis dieron positivo en las pruebas de ansiedad o depresión, respectivamente. Esa cifra contrasta con el 7.5% y un poco menos del 10% en los otros pacientes, reveló el estudio.

Los hallazgos no demuestran que la hiperhidrosis provocara esos problemas de salud mental. En algunos casos, el sudor excesivo podría ser parte de un trastorno de ansiedad, por ejemplo. “No está claro si esto es causa y efecto”, dijo la doctora Dee Glaser, profesora de dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint Louis.

Por lo tanto, los hallazgos no implican necesariamente que un mejor control de la hiperhidrosis aliviaría la depresión y la ansiedad de las personas, según Glaser.

Publicidad

“Pero”, dijo, “los dermatólogos deberían ser conscientes de la mayor prevalencia de ansiedad y depresión en estos pacientes”. Y si es necesario, añadió Glaser, pueden referir a los pacientes a un profesional de la salud mental.

La hiperhidrosis es una afección médica que provoca que las personas suden de forma excesiva e imprevisible, incluso cuando están descansando o en un ambiente frío.

Hay tratamientos, como unos antitranspirantes fuertes, inyecciones de Bótox para el sudor en las axilas, y la estimulación eléctrica para reducir la actividad de las glándulas sudoríparas en las manos y los pies.

Aun así, es habitual que las personas con hiperhidrosis se sientan cohibidas y eviten las actividades sociales, o incluso cosas tan mundanas como levantar un vaso con la mano, dijo Glaser.

“Para las personas que no tienen hiperhidrosis, es fácil pensar: ‘Oh, solamente es sudor’”, indicó Glaser. “El impacto que puede tener en la calidad de vida siempre se ha subestimado”.

Este estudio sugiere que la hiperhidrosis está fuertemente vinculada con la depresión y la ansiedad. (F)