Para María Paulina Briones la poesía tiene un poder inigualable

María Paulina Briones dice que la poesía tiene un poder inigualable
María Paulina Briones dice que la poesía tiene un poder inigualable
La escritora María Paulina Briones fue la ganadora del Concurso Nacional de Poesía Ismael Pérez Pazmiño.
19 de Septiembre, 2016
19 Sep 2016

“Es un libro completo, yo diría con unidad. Antes había escrito poemas aislados. Para mí, este poemario resuelve una idea que tenía para un texto narrativo que he estado escribiendo poco a poco (...)”, dice María Paulina Briones, sobre Tratado de los bordes o cercenación del estero.

Con esta obra, la guayaquileña ocupó el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía Ismael Pérez Pazmiño, realizado por este Diario.

El libro se empezó a escribir en el 2014, en Buenos Aires (Argentina), a partir de una cena con un amigo poeta y ahí también tuvo los primeros títulos que llevaría la obra, pero antes de ingresar al concurso lo decidió cambiar por Tratado de los bordes o la cercenación del estero, cuenta la propietaria de la editorial Cadáver Exquisito.

“Tratado de los bordes quería restablecer, a través de la disección del cuerpo o del castigo en el cuerpo, una suerte de justicia (...)”, señala la directora de la Casa Morada.

La escritora agrega que la historia está falseada por su percepción, como casi todas las cosas que ocurren alrededor. “La poesía tiene un poder inigualable y no importa la forma en la que aparezca”, afirma.

La escritura es una exploración, es una travesía, y la poesía en especial, –a pesar de que había escrito textos en prosa–, ya estaba presente en el tono y en unas imágenes, creo yo, bastante significativas.
María Paulina Briones

“Los bordes de este libro, creo que son múltiples. El estero es una marca de la ciudad, una que a mí, a pesar de lo que muchos digan sobre su olor –yo crecí en una casa cerca del estero– me da mucha tranquilidad. Y es un lugar al que siempre juego en mi imaginación”, puntualiza la autora de obras Extrañas y El árbol negro.

María Paulina Briones comenta que uno de sus proyectos es en octubre presentar a su editorial, Cadáver Exquisito, en el Centro Cultural Gabriel García Márquez de La Candelaria, en Bogotá (Colombia), en el marco del Mercado de Industrias Culturales del Sur.

El miércoles se hará la premiación. A partir de ese día las obras ganadoras estarán en la página web de este Diario.

Pregunta: Tratado de los bordes o la cercenación del estero. ¿Qué aborda en la obra?

Respuesta: Es un libro completo, yo diría con unidad. Antes había escrito poemas aislados. Para mí, este poemario resuelve una idea que tenía para un texto narrativo que he estado escribiendo poco a poco.

Suelo repensar mucho lo que estoy haciendo y escribo lentamente. También leo lento, ahora, más que antes. Tenía unas cartas de una bisabuela y pensaba cómo trabajar con un material de correspondencias sin que esto implicara transcribir esas cartas. Escribía a la par la misma historia y se convirtió en cosas distintas. Unos personajes totalmente desdibujados por el paso del tiempo real de esa historia, pero además desfigurados por mi fantasía, en una ciudad pantanosa atravesada por un estero.

Tratado de los bordes quería restablecer, a través de la disección del cuerpo o del castigo en el cuerpo, una suerte de justicia, al menos desde la idea que yo tengo de esta historia familiar. Y claro, esta historia está falseada por mi percepción, como casi todas las cosas que ocurren a nuestro alrededor. La poesía tiene un poder inigualable y no importa la forma en la que aparezca.

P: ¿El título de dónde nace? ¿Cuánto tiempo le tomó tener lista la obra?

R: Empecé a escribir este libro en el 2014 en Buenos Aires, a partir de una cena con un queridísimo amigo que es poeta y que siempre me sorprende con sus títulos.

Comíamos carne, una carne deliciosa y él tenía esta idea de que el adjetivo que le daba sentido a lo que comíamos era noble. Carnes nobles, repetí varias veces. Y me parece que completé su frase con “otras carnes nobles”, y pensamos que era un hermoso nombre para un poemario. Ese fue el origen del nombre.

Luego, cuando finalmente me animé a participar, me di cuenta de que mi motivación original para el libro había cambiado y asimismo quise cambiar el título porque era claro que se trataba de un tratado, con instrucciones, con partes, con intervenciones.

Los bordes de este libro, creo que son múltiples. Y el estero es una marca de la ciudad, una que a mí, a pesar de lo que muchos digan sobre su olor –yo crecí en una casa cerca del estero– me da mucha tranquilidad. Y es un lugar al que siempre juego en mi imaginación.

P: ¿Qué tipo de literatura usted aborda en esta obra. Esa misma línea plasma en sus obras?

R: Bueno, he escrito una novela corta, o un cuento largo que se publicó en 2012 con la Campaña de lectura Eugenio Espejo. Se llama Extrañas, en él hay dos mujeres jóvenes que inician una búsqueda en una ciudad que es Guayaquil.

Luego en 2014, la editorial Línea Primitiva (ARG) me publicó un libro de cuentos que se llama El árbol negro. En este volumen hay historias como Concierto, que es una narración policial que tiene algo de humor, o Un cuerpo como los demás o Crónica de una traición, El plagio o El cadáver resucitado. Son relatos cortos casi todos. Creo que hay elementos que se van repitiendo y que bordean la línea de lo fantástico, y que tienen que ver con una cotidianidad y con unos pequeños detalles.

La escritura es una exploración, es una travesía, y la poesía en especial, –a pesar de que había escritos textos en prosa–, ya estaba presente en el tono y en unas imágenes, creo yo, bastante significativas.

P: ¿Cómo así decidió apostar por Con tratado de los bordes o la cercenación del estero para el concurso?

R: Naturalmente, conozco el prestigio del concurso, pero me instó a participar en él un amigo poeta, que es Ernesto Carrión. Cada vez que hablábamos me preguntaba por el texto poético que él vio hace más de un año y medio, y me decía que lo enviara al concurso, hasta que finalmente me animé a hacerlo. Luego me olvidé por completo de esto… Hasta que vi en el periódico lo que había ocurrido.

P: ¿Es la primera vez que usted participa en este concurso?

R: Sí.

P: ¿Que representa para usted la Casa Morada?

R: Es el territorio de la imaginación que comparto con tantas personas que colaboran y han colaborado conmigo.

Es el espacio de la posibilidad y de los encuentros. He sido muy feliz con la idea de la casa. Pero hay muchos colaboradores de Casa Morada, directa e indirectamente. Personas que han impulsado esta pequeña empresa que ya tiene 8 años.

P: ¿A través del espacio (Casa Morada) de qué manera o cómo se busca impulsar la literatura?

R: La Casa Morada es muchas cosas, y la cantidad de personas que la visitan al mes con el Garaje de libros es impresionante.

También es el espacio del aprendizaje para muchos estudiantes que me acompañan de diversa forma y que luego ya tienen sus propias maneras de impulsar el acceso a la lectura y los libros.

Me parece que los talleres de escritura para adultos, para jóvenes y para niños son una excelente manera de provocar interés en actividades simbólicas y significativas. Y en este periodo tendremos muchas sorpresas más junto con el colectivo Jaguaryú, conformado por Andrea Crespo y Tania Muñoz.

P: ¿Qué nuevos proyectos literarios se vienen para María Paulina Briones?

R: Trabajo un segundo libro de poemas y una novela, pero, además, en mi editorial Cadáver Exquisito habrá también algunas sorpresas.

Este año la editorial logró vender libros a México a través del Fondo de Cultura Económica, para la Feria del Libro de Guadalajara y eso es una gran noticia para los escritores que publican en Cadáver Exquisito y también para los que distribuimos, y que son de otras editoriales.

En octubre estaré presentando la editorial en el Centro Cultural Gabriel García Márquez de La Candelaria, en Bogotá, en el marco del Mercado de Industrias Culturales del Sur y estaré también en Buenos Aires para la presentación de Días frívolos, el libro de cuentos de Maritza Cino.

Se viene además la publicación de un libro de cuentos de Francisco Oliva y la novela La desfiguración Silva, de Mónica Ojeda.

A la par estoy haciendo una investigación sobre políticas públicas de lectura que espero poder terminar el próximo año.

En la Universidad de las Artes, además, desde la Escuela de Literatura organizamos Libre Libro, el encuentro de editoriales independientes que se realizará en noviembre en el marco de INTERACTOS, que ocupará todo el complejo del Centro Cívico. Me motiva cómo los estudiantes se van involucrando con estos proyectos creados por sus maestros. (I)

Para María Paulina Briones la poesía tiene un poder inigualable
Cultura
2016-09-19T13:10:46-05:00
María Paulina Briones, ganadora del Concurso Nacional de Poesía Ismael Pérez Pazmiño, trabaja en otro segundo poemario y en una novela.
El Universo

Lo más leído