El territorio, el buen vivir, el patrimonio y la planificación comunitaria indígena fueron los temas que se trataron, desde el lunes hasta el miércoles pasado, en un taller organizado por la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y la de Nuevo México, de Estados Unidos.

Hilda Santi, exdirigente del pueblo kichwa de Sarayaku, contó que el patrimonio para los pueblos indígenas es la selva, que significa el mercado, la salud y la educación. “Es (un) regalo milenario que debemos seguir cuidando todos”.

El buen vivir, agregó, se refiere a los ecosistemas no contaminados, a la abundancia en la alimentación de la selva, a los lugares sagrados que deben ser respetados. “No tener un carro, un edificio, la casa, eso para los pueblos indígenas es insignificante”, expuso.

Cómo construir un nuevo Estado plurinacional, pluricultural y plurilingüe es parte también de la planificación indígena, sostuvo Orlando Juepa, asesor de la Federación Shuar de Zamora Chinchipe.

En el taller estuvieron unos 50 participantes, entre estudiantes y miembros de las comunidades de Sarayaku, Cayambe, Otavalo, Tsáchila, Shuar e indígenas de Nuevo México. Se dieron once ponencias con temas como cuentos digitales, demografía, mapeo participativo y otros.

Según Consuelo Fernández, profesora de Antropología del Colegio de Ciencias Sociales y Humanidades de la USFQ, en este taller se buscó también dar herramientas y estrategias para que en las comunidades se trabaje en el rescate de las costumbres e historia. Una de estas es el cuento digital, agregó, en el que se conoce cómo se narran las historias y cómo pasan a las nuevas generaciones.

También resaltó la importancia de compartir experiencias, por ejemplo, el destino del patrimonio arqueológico.

Para Theodore Jojola, profesor del Instituto de Planificación Indígena de la Universidad de Nuevo México, una de las conclusiones fue que entre Ecuador y Nuevo México hay realidades similares. “Mucha gente externa a las comunidades y a las poblaciones indígenas (...) invade las tierras o les quitan los recursos naturales”.

Los participantes del taller coincidieron en que ahora transmitirán lo aprendido a los jóvenes de su comunidad. (I)