El temor, la ira, el disgusto, la tristeza y la alegría se han apoderado de la sede de Pixar, y todo va de maravilla.

El laureado estudio de animación está celebrando que Inside Out, una cinta en la que cada una de esas emociones es un personaje que controla las operaciones en el cerebro de una niña, está lista.

Esculturas, bocetos, pinturas y arte conceptual del filme, cuya realización tomó cinco años y medio, llenan una galería en la sede del estudio en el norte de California. Unos 350 artistas y técnicos trabajaron bajo la dirección de Pete Docter (Up, Monsters, Inc.), para dar vida a esta nueva aventura creativa.

La cinta que se estrena el 19 de junio, tiene como protagonista a Riley, una niña de 11 años, y las cinco emociones que libran batallas en su mente, lideradas por la enérgica y optimista Joy (alegría), a la que acompañan la tristeza (Sadness), el miedo (Fear), el desagrado (Disgust) y la furia (Anger). Las emociones residen en Headquarters, el epicentro de la mente de Riley, desde donde controlan su estado de ánimo y la ayudan a navegar cada nuevo día.

Publicidad

“Es una película sobre el papel de las emociones en nuestras vidas y cómo nos conectan a los demás”, explicó Docter en la sede de los estudios Pixar (California). Se trata de una película “muy personal”, dijo.

Docter aseguró que la transformación que experimentó su hija Ellie durante la adolescencia fue una de las fuentes de inspiración del filme, que se basa también en su ‘difícil’ experiencia durante esa etapa de la juventud.

“Mis padres se mudaron a Dinamarca cuando yo tenía 11 años y fue muy difícil para mí”, afirmó Docter, quien dijo haber tenido una adolescencia ‘triste’, en la que se sentía desconectado de los otros niños y pasaba gran parte del tiempo encerrado en su habitación dibujando.

El equipo de Pete Docter se reunió con neurocientíficos y psicólogos para aprender lo básico sobre las emociones, la memoria y el funcionamiento de la mente. (E)