Veintisiete cortos de 18 países, entre los que figuran cintas de España, Argentina, Chile, Brasil, competirán en la edición 65 de la Berlinale por el Oso de Oro y el de Plata.

“El programa está repleto de reflexiones sobre la actual situación social y política, en la que el orden sujeto, predicado, objeto queda constantemente anulado, y que crean simetrías, ejes simétricos”, indica un comunicado de los organizadores del festival.

Entre los cortos, que también compiten a la nominación al mejor filme europeo y por primera vez este año al Premio Audi de Cortometraje, dotado con 20.000 euros (23.545 dólares), figuran dos cintas con participación española.

Uno de los que participa es el chileno Omar Zúñiga Hidalgo, quien narra en 29 minutos la historia de Lucas, quien viaja a Chiloé (al sur de Chile) a visitar a su hermana Catalina y que en el trayecto conocerá a un joven pescador con quien iniciará una relación amorosa.

Según la organización, “los realizadores encuentran hoy en día, más allá de grandes presupuestos de producción y a partir de la tecnología analógica y digital, la posibilidad de llenar el espacio cinematográfico con tesis y respuestas a cuestiones relevantes”. (E)