Gerardo Mejía filmó en Ecuador varias escenas para los dos últimos capítulos de la primera temporada de su reality familiar Suave Say’s, que se estrenará en enero del 2015.

En su estadía de dos semanas, que coincidió con las fiestas julianas, se lo grabó junto con su familia en varios lugares de Guayaquil, entre ellos en una cena en el restaurante Carlitos, del centro comercial La Torre, en la vía a Samborondón; también en el concierto que el rapero dio en el parque Stella Maris, en el Guasmo, y en Montañita, lugar que escogió para realizar la renovación de votos con su esposa, Kathy Lynn.

“Durante mucho tiempo se me acercó gente para hacer un reality con mi familia, pero con el concepto de ellos, y yo le había dicho no a la mayoría. Tuve muchas propuestas”, dijo Gerardo, quien decidió aceptar la oferta de la cadena VH1 y dejar a un lado las de MTV, A&E y Universal.

Llevan cinco meses de grabaciones y tras las filmaciones en Ecuador volvieron a EE.UU. para hacer, durante un mes más, la etapa de confesiones.

Lynn, quien fue Miss West Virginia, está emocionada con el proyecto. “Somos un libro abierto, no tengo problema en decirlo todo. Este se diferencia de otros realities en que probablemente nosotros seamos más comedia, porque somos una familia alegre y no como las otras que son problemáticas y dramáticas”, comentó.

Añadió que las personas que vean el show podrán conocerlos en verdad.

No todos los integrantes de la familia Mejía Lynn estaban seguros de querer aparecer en el programa. Bianca, la hija mayor, al principio se mostró un poco negativa porque es tranquila, pero terminó aceptando. “Es como la Marilyn de los Munsters, es la normal”, dijo riendo Gerardo.

Además, cuando estuvo en Guayaquil la producción se enamoró de su madre, Myrtha, sobre todo porque se dio esa situación latina en que la esposa y la suegra se pelean por él.