Científicos del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA),en España, trabajan para desarrollar un nuevo yogur que incorpore anticuerpos de llama con los que se pueda combatir la infección por rotavirus, una de las causantes de la gastroenteritis y que afecta a niños menores de cinco años.

Se trata de un método por el cual se introduce cualquier gen en el cromosoma de una bacteria láctica,de forma estable y sin tener que dejar ninguna información genética adicional, un avance realizado por el Grupo de Microbiología Molecular del Instituto.

Los anticuerpos de llama son adecuados debido a que poseen una proteína muy pequeña, lo que hace su manipulación genética más fácil.

Publicidad

Miguel Ángel Álvarez, coordinador de la investigación en este centro, explicó que estos anticuerpos tienen la cualidad de ser "más resistentes a las condiciones del tracto gastroentestinal", como la acidez en el estómago y las enzimas que degradan la proteína.

Mari Cruz Martín, investigadora del IPLA, señaló que es una bacteria láctica "completamente rodeada por estos anticuerpos que cuando los ingerimos y tenemos esa infección por rotavirus van a secuestrar a estos virus".

La investigación, que ya está en una fase avanzada se ha probado en ratones con éxito, y el grupo de científicos inició un estudio en colaboración con el Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) para modificar genéticamente lactobacilos con el fin de que actúen como agentes inmunizadores.

Publicidad

"Los resultados han sido muy esperanzadores incluso mejor de lo que esperábamos y ahora estamos esperando para iniciar los ensayos clínicos que los van a hacer en el Instituto Karolinska de Suecia", dijo Álvarez.

Las bacterias lácticas se podrían incorporar en muchos productos, no solo en yogures sino también en leofilizados lo que haría más fácil su conservación hasta cuando se requiera trasladarlos a países subdesarrollados.

Publicidad

El proyecto ha llamado la atención de varias empresas y tan pronto terminen los ensayos clínicos, los investigadores esperan disponer de un producto lácteo que se configure como una posible alternativa o complemento a la rehidratación oral.