El tradicional sombrero de paja toquilla renueva su imagen y se tiñe con colores fucsia, verde, café y negro para llegar a nuevas generaciones en busca de un accesorio, que además de ser útil en días de sol sea fácilmente combinable y de estilo.

La firma Robinson Barberán fue creada para satisfacer a este público que desea “algo más fashion, con colores, y trendy” dice Denisse Robinson, diseñadora de la marca, que surge como una división de Sombreros Barberán.

Esta última empresa —fundada por Carlos Elías Barberán— se dedica a la producción del sombrero clásico en blanco y crudo de la paja toquilla. “En Robinson Barberán se tiñe la paja de diferentes colores y se agregan accesorios en cuero, cinta o tela”, alrededor de la copa, recalca la diseñadora.

Publicidad

Los sombreros son elaborados por artesanos de Montecristi (en base a un diseño) y en Guayaquil con ayuda de máquinas se los moldea y se les incorporan los accesorios.

Robinson tiene previsto viajar el próximo mes a Buenos Aires, Argentina, donde participará en una exposición en la que se mostrarán algunos productos artesanales de Ecuador.

“La idea es tratar de expandir el mercado en el exterior. En Argentina hay muy buenas franquicias con las que puedes llegar a firmar un contrato”, sostuvo.

Publicidad

La empresa llevará su modelo clásico Fedora con diferentes anchos de ala, altos de copa y punto. Sombreros Barberán está ubicado en las calles Primero de Mayo y av. Quito, en Guayaquil; mientras que Robinson Barberán tiene un showroom en la cdla. Albatros, calle Flamingo y Miguel H. Alcívar.