Los dispositivos para reducir riesgos en salud

Los dispositivos para reducir riesgos en salud Los dispositivos para reducir riesgos en salud
Los dispositivos para reducir riesgos en salud
El tabaco en un producto de calentado electrónico no se quema o enciende, no alcanza la combustión, y en consecuencia, no produce humo como los cigarrillos convencionales,
Los dispositivos para reducir riesgos en salud
Producto de Tabaco Calentado Electrónicamente, comercializado como el IQOS.
Vicente Ordóñez
9 de Septiembre, 2018
9 Sep 2018

Los desafíos que tiene la sociedad para invertir en productos que reducen los daños en la salud en artículos adictivos como el consumo de tabaco es un tema de gran debate entre expertos hoy en día. Para ello, en Europa se sacó al mercado el Producto de Tabaco Calentado Electrónicamente, comercializado como el IQOS.

Este producto es una lámina controlada electrónicamente que calienta una barra de tabaco especialmente diseñada a temperaturas por debajo de los 350 °C, cuya experiencia dura 6 minutos o 14 inhalaciones, similar a un cigarrillo.

Philip Gambiccini, ejecutivo con experiencia internacional en finanzas comerciales e impuestos a los productos de vapor, explica que estos nuevos productos son libres de humo, muy avanzados y apuntan en dirección a la reducción del riesgo de daño que el tabaquismo continuo. Este, junto con otros especialistas, fueron parte de la Cumbre Concordia para las Américas 2018.

Estudios científicos

El vapor del IQOS contiene niveles en promedio 90-95% menores de agentes tóxicos en comparación con el humo de un cigarrillo.

Los estudios clínicos confirman resultados prometedores, a criterio de Gambiccini, pues los fumadores que se cambiaron a la nueva tecnología, en tres semanas, redujeron significativamente su exposición a 15 agentes tóxicos, por lo que constituye una alternativa menos nociva para los fumadores. Además, no afecta negativamente la calidad del aire en interiores y no es una fuente de humo de tabaco.

Desafíos

El experto considera que el desafío de las empresas está ahí de invertir en nuevos productos que causen menos daños y este interés debe ir de la mano con los gobiernos para establecer alianzas público-privadas para reducir los costos de comercialización al establecer menos impuestos.

Uno de los obstáculos que enfrenta el consumo del cigarrillo calentado electrónicamente son los altos impuestos, por ejemplo, en Pensilvania, Estados Unidos, hace dos años se estableció un impuesto del 40% del precio de mayorista, lo que causó incremento de precio y más de cien tiendas cerraron y los consumidores volvieron al tabaco regular.

La tecnología debe ser considerada como un habilitador de crecimiento social y económico, y para ello hay que superar los temores y lograr que los gobiernos den el paso de apoyar la inversión privada en productos que persiguen reducir el daño en los adictivos, comentó Gambicini.

En Europa el país que más consume esta clase producto es Inglaterra, que logró cambiar el hábito del fumador.

Carrie Wade, investigadora y directora de políticas de reducción de daños del Research Street Institute de California, señaló que hoy las innovaciones tecnológicas han llevado a las empresas norteamericanas y europeas a crear productos mucho más seguros y menos tóxicos para la salud.

También habla de que los gobiernos desconocen sobre el aporte que puede significar para la sociedad crear nuevos productos basados en la tecnología para reducir riesgos, y por ello, establecen regulaciones altas e impositivas.

Es importante que los gobiernos establezcan políticas de información suficientes para que los entes regulatorios puedan entender que el riesgo reducido es parte de estos productos, señala Wade, quien considera que la Unión Europea es uno de los primeros continentes que está adoptando nuevas políticas tributarias a favor de estos productos. (I)

Producto
Funcionamiento

Evita combustión
IQOS no es, sin embargo, un cigarrillo electrónico. Es un dispositivo con una unidad con forma de bolígrafo en la cual se calienta los cigarrillos a un rango de temperatura por debajo de los 350 grados Celsius, muy por debajo de la temperatura requerida para que se produzca la combustión en el tabaco.

Los dispositivos para reducir riesgos en salud
Doctor Tecno
2018-09-09T00:00:25-05:00
El consumo del tabaco es uno de los puntos en los que trabaja esta nueva tecnología.
El Universo