De adjetivo a sustantivo y viceversa, el “neorriquismo” ecuatoriano trasciende un particular grupo socioeconómico. Más bien, encarna el espíritu de un país que se acostumbró a vivir de lo fiado más que de lo ganado, a consumir desde la presunción y no desde la producción...
El régimen no debería de beneficiar con bonos a los propietarios de los taxis amarillos, porque estos automóviles son particulares no del Estado.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un préstamo de $ 4.200 millones a Ecuador, para apoyar los esfuerzos para afrontar la crisis caracterizada por el alto déficit fiscal y el endeudamiento.

Páginas