Las fuerzas Armadas intervinieron el sector de la Isla Trinitaria durante un operativo antidelincuencial. Fotos:API/HO/Gobernación del Guayas Foto: API




Publicidad

En Guayaquil, Durán, Samborondón (Zona 8) se inició el plan de seguridad contra el sicariato y otros hechos delictivos. Ciudadanos apoyan la acción, piden que se extienda en todo el Ecuador.


Vicente Zambrano

Era hora de realizar algo efectivo. Los carteles de otros países infiltrados en el Ecuador en contubernio con delincuentes ecuatorianos dominan los sucios negocios de las drogas, matar, secuestrar por pagos, etc.

¡Esperamos, aspiramos, al exterminio a la inseguridad, corrupción, delincuencia, violencia! (O)


Publicidad


Magaly viuda de Peña

Todo Ecuador, mucho tiempo, desde los gobiernos que pasaron, ha venido pidiendo auxilio, no solo en la Zona 8 (Guayaquil, Durán, Samborondón) sino en los puntos más abandonados del país, caceríos, pueblos, recintos, donde bandas matan a sangre fría; crímenes, solo se conocen en dichos pueblitos, no van a las crónicas rojas de las estaciones de la televisión, no van a las informaciones digitales modernas.

En Samborondón, como igual en las vías a Salitre, Daule, Guayaquil, Pascuales, a la costa, no se ven policías, miembros del Ejército; en dichas zonas existen residencias familiares. Al sicariato, los crímenes por cualquier motivo, además a los asaltos, los secuestros, los robos, las violaciones, los secuestros...; todo lo llamado delito, delincuencia, tienen que frenar, parar con manos de hierro. Manos de hierro de las fuerzas especiales, militares, policiales, de inteligencia. El gobierno que pasó prometió “cirugía” contra la corrupción, no cortó ni con rasuradora sin hoja de afeitar. Nos engañaron. Las mafias, los corruptos de la calle y de la politiquería tienen al país en la crisis más grande de inseguridad. Gracias Policía y Fuerzas Armadas hagan su trabajo con rigor, mano de hierro; a lo largo y ancho Ecuador quiere paz, seguridad ciudadana, seguridad nacional. (O)



Gino Mera

Por favor, elementos de élites del orden, la confianza la ponemos en los trabajos exitosos que demanda el pueblo ecuatoriano de ustedes. Gobierno nacional, Ministerio de Defensa, Ejército entero: ahora o nunca. Limpien a la patria de la delincuencia, violencia.

El país no sale adelante con inseguridad. Pidan ayuda a los Estados Unidos en el caso que necesiten más refuerzos, elementos, etc. Nuestra Policía y Ejército son inteligentes, paguen a ellos buenos sueldos, den entrenamientos, equipos, lo que sea que traiga tranquilidad. (O)



José Ortoneda

La Policía y las Fuerzas Armadas (FF. AA.) no solo deberían vigilar y proteger los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón para bajar la tasa de asesinatos y otros delitos existentes; pues es urgente en los lugares citados, mas, es también muy necesario que se lo haga extensivo a todo el país.

Sin embargo, creo que sería de mucho beneficio realizar una concienciación de la población en general para que pueda apreciar la vida propia y la del prójimo y que se instale en nuestra sociedad el respeto, la honestidad y la responsabilidad; valores que desde los hogares y luego en las escuelas se enseñen estableciendo como materia el estudio de la urbanidad y cívica de Carreño, que tanta falta nos está haciendo a nuestra sociedad en general. Es labor de padres, maestros, la Policía y las FF. AA., el rescatar a la juventud, especialmente y también en los reformatorios, con programas que ayuden a una real rehabilitación de todos las PPL (personas privadas de libertad). (O)