Semáforo, paso de cebra, vigilante, muerte; representaciones didácticas de la campaña Educación Vial, de la Comisión de Tránsito del Ecuador.

Una educación vial a la par de una educación cívica y de valores humanos se requieren para lograr mejores peatones y conductores de vehículos, tránsito ordenado y disminución de accidentes. (I)


José Ortoneda Sánchez

El fomento de la educación vial en nuestro país, Ecuador, lo considero en extremo importante y necesario; pues, si los ciudadanos se educan y se acostumbran a cumplir con las disposiciones de tránsito, se estaría realmente evitando que se susciten accidentes que la mayoría de las veces dejan saldos trágicos por la no observancia de las reglas vigentes para transitar.

Publicidad

En los colegios del país deberían considerar la educación vial como una materia más, como se lo venía haciendo anteriormente, para que los estudiantes aprendan que se debe cumplir como ciudadanos, ya sea como peatones o como conductores de vehículos en las vías del país. ¡La salud y el bienestar ciudadano están en la prevención! (O)


Margarita Valverde

¡Debe ser de primer orden!

Pero para educar sobre la vialidad y el tránsito, en conjunto añadir materias de principios y valores, cívica, patriotismo, dado que los estudiantes pueden memorizar la norma, pero si no tienen o conocen los valores, por ejemplo, respeto, cultura, solidaridad, amor a la vida, prudencia, paciencia, etc., no respetarán la ley, como los conductores y peatones de hoy en día, que son irrespetuosos de la ley de tránsito: se pasan las luces de los semáforos, invaden carriles donde no deben estar, se lanzan a las vías como si fueran los dueños, insultan, golpean a los vigilantes que les hacen una observación, transitan borrachos, histéricos, etc.; son de lo más incivilizados, no tienen valores, conciencia. (O)


Rafaella Santos

La educación vial es necesaria en colegios, barrios, ya que debe existir orden en las ciudades y carreteras para reducir los accidentes trágicos; pero no pongan de vigilantes en las calles a los pobres niños y jóvenes estudiantes; eso hizo un Gobierno imprudente.

La mayoría de los accidentes y muertes de tránsito son por irresponsabilidad. Los conductores deben practicar bien cada norma, no pueden distraerse con música a todo volumen en sus vehículos, conducir ebrios, conducir si no han dormido y descansado, tampoco cuando han tenido un problema que les alteró los nervios y la razón. Tienen que revisar sus vehículos a fin de que estén en buen estado. Los peatones deben andar por las veredas, cruzar la calle cuando el semáforo les permita. Los motociclistas, ciclistas, patinadores no deben rodas por aceras, ya que es peligroso. (O)