El desarrollo de la humanidad, su cultura, está mediado por el trabajo. Es cierto que implica esfuerzo constante y que la mayor parte de la gente lo realiza para subsistir, sin embargo, trabajar proporciona satisfacción porque confiere sensación de utilidad, incluso si no se trata de una actividad remunerada, como el voluntariado.

Es gracias al trabajo que el ser humano consigue logros. Hay un reconocimiento tácito para quienes surgen por su trabajo honesto y constante, más allá de que con ello aportan a la colectividad y a la especie humana. Mañana, 1 de mayo, se conmemora el Día del Trabajo, pero debido al estado de excepción y a que el feriado se lo trasladó para hoy, es un día propicio para reflexionar sobre el valor del trabajo.

La definición de trabajo abarca muchos enfoques, pero por lo general se lo asocia al aspecto económico. Sin embargo, hay trabajo no remunerado y subsisten la explotación laboral y la esclavitud en lugares donde los controles no llegan. El diccionario de la Real Academia de la Lengua confiere doce acepciones a la palabra trabajo, en la segunda señala: “Ocupación retribuida”, y en la cuarta: “Cosa que es resultado de la actividad humana”.

El mundo anda en su segundo año de pandemia y el sector de los trabajadores —formal e informal— se ha visto tremendamente afectado, llevando a cientos de millones de personas al desempleo o a reducir sus ingresos. Incluso para quienes logran mantener la actividad laboral en la modalidad de teletrabajo, el cambio ha supuesto, para muchos, estrés y ansiedad, porque los mandos superiores suelen irrespetar el término de las jornadas.

El también llamado Día Internacional de los Trabajadores conmemora las luchas por las reivindicaciones laborales conquistadas por el movimiento obrero mundial. En la actualidad, la humanidad empieza a preocuparse por la posibilidad de que a mediano plazo los robots y la inteligencia artificial reduzcan las opciones de trabajo para los humanos. En el corto plazo, sin embargo, la meta es recuperar los empleos que la pandemia destruyó. (O)