Indigna el abandono de la vialidad en la Amazonía ecuatoriana. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) no hace nada para reparar la vía Lago Agrio–Quito, en el sector Piedra Fina, cantón El Chaco, provincia de Napo, inhabilitada desde el 3 de diciembre de 2021 por efectos de la regresión del río Coca.

Estamos incomunicados en la principal vía de acceso al Oriente ecuatoriano, en contraste, en menos de un mes se reparó la tubería de petróleo en jornadas de trabajo de 24 horas al día. Es muy injusto que con los excedentes del petróleo se priorice la atención a sectores de la Costa y Sierra, olvidando a la Amazonía, de donde provienen los recursos petroleros. Bien que se atienda la vialidad nacional, pero que empiecen por la Amazonía de donde proviene el dinero por el crudo, las actividades mineras, las hidroeléctricas, entre otros.

La explotación petrolera lleva más de medio siglo generando riqueza sin que hasta ahora la región amazónica cuente con una vía con un ancho reglamentario. Por último, ahora no tenemos dicha carretera, cuando lo justo es que una parte de los recursos se queden en nuestra región. Con nuestros recursos, deberíamos tener autopistas de primera.

Vivo casi 30 años en el Oriente ecuatoriano y nunca hemos estado sin vía por tanto tiempo, ya es hora de que el Gobierno nacional despierte y cumpla sus funciones y competencias. También es muy lamentable la casi nula gestión de autoridades locales como las prefecturas y alcaldías afectadas por ciertos políticos quienes solo en las elecciones se ‘acuerdan’ del pueblo. La falta de vialidad afecta a miles de personas de las provincias de Napo, Sucumbíos y Orellana, a los políticos no les importa. ¡Señores, el Oriente no es un mito, es una realidad, merece atención urgente! (O)

Moisés de Jesús Castillo González, ingeniero en matemáticas; El Chaco, Napo