En una carta anterior indiqué la facilidad con la que podrían controlar la entrada y salida a la penitenciaría, de las PPL (personas privadas de libertad) a través de un sistema integrado digital entre la cárcel, la Policía, la Fiscalía, los jueces, el Concejo de la Judicatura y la Gobernación; pero como de costumbre, no actúan. No quiero ser “padre de iniciativas”, pero sugiero que las estudien porque son buenas, o presenten otras.

Es imperativo un estado de emergencia para el Distrito 8 como agrupa la Policía a los cantones Guayaquil, Durán, Samborondón. La delincuencia y el crimen ya no se soportan, matan a los ricos, a la clase media, a los pobres; existen guerras de pandilleros... Hay que declarar estado de emergencia para que las Fuerzas Armadas salgan a las calles a dar apoyo a los policías, no hacerse líos ni problemas; sencillamente actuar con criterio y lo siguiente: la Armada que trabaje en el Distrito 1 con asiento en la Base militar de San Eduardo. El Ejército, en el Distrito 2 con asiento en el Comando militar Libertad, más conocido como Quinto Guayas. La Aviación, con asiento en la Base Aérea de Guayaquil, también pensar en realizar una distribución en Durán y Samborondón.

Confiamos en que el presidente de la República, Guillermo Lasso Mendoza, guayaquileño, tomará las medidas urgentes, porque los que lo representan son pura reunión y palabra. (O)

Álvaro Luque Benítez, abogado, Guayaquil