Es lamentable la ineficiencia en el transporte público de la ATM, Agencia de Tránsito y Movilidad (antes Autoridad de Tránsito Municipal), pues las líneas de buses operan en forma anárquica sin frecuencias homologadas, sirven al usuario cuando les parece.

Existen líneas de buses que pasan cada 2 o 3 minutos, otras cada 10, 15, 30 minutos (como las líneas 82, 65), denotan el caos del sistema que nadie lo controla. Con fecha 23 de enero del presente año, se formuló una queja a la Defensoría del Pueblo porque desde el 2021 la ATM bloqueó sin causa justificada en las avenidas José María Egas y Rodrigo Icaza, el paso a varias líneas de transporte público como las 82, 92, 94 incluyendo a los colectivos alimentadores de la Metrovía. Privaron del servicio a varios sectores del norte de Guayaquil. Hicieron las verificaciones comprobando la realidad de la denuncia, pero no hay repuesta de dicha entidad que se supone debería proteger al usuario contra los servicios públicos deficientes. Parecería que poderes de la administración municipal estarían por encima del ciudadano. (O)

María Anunziatta Llerena Naranjo, Guayaquil