¿A quién se le ocurrió comenzar los trabajos del alcantarillado en pleno invierno? ¿Qué pasó con los entendidos, las autoridades, los ingenieros y más que no supieron preveer el desastre que nos han ocasionado en nuestra querida ciudadela La Milina, en Salinas (provincia de Santa Elena) que ya de por sí ha vivido abandonada por años, y ahora esto.

Claro que es una obra urgente, necesaria, solicitada por años en una constante lucha y exigida por derecho, pero iniciarla en época de lluvias, y para colmo Aguapen completa el cuadro, al dejar trabajos inconclusos, hacen por ahí arreglos de unas tuberías rotas, instalaciones, los dejan provocando zanjas con acumulación de aguas criaderas de mosquitos, con consecuencias graves a la salud de los moradores. Tengan un poquito de consideración de los habitantes permanentes en La Milina.

Invito a las autoridades a la ciudadela, entrar por el acceso principal, por el de la iglesia La Roca, con el agua de las lluvias del día martes al amanecer miércoles, y más, esto es lodo, caos intransitable en carro y a pie, podemos sufrir un accidente. Las autoridades y los encargados de la obra brillan por su ausencia sin darnos explicación a los moradores de la discontinuidad de los trabajos. Hemos entrado a la tercera semana de abandono. Al alcalde Cisneros lo invito a recorrer a pie la ciudadela La Milina de Salinas, palpar la realidad, no es exageración lo que expongo. No tenemos calles transitables, no tenemos acceso a nuestros domicilios. Comprendo que los trabajos implican incomodidades, pero podrían trabajar ordenadamente, dar la cara y explicaciones por descontinuar los trabajos y asumir la responsabilidad. (O)

Elsa Beatriz Celi Apolo, doctora en odontología, Salinas, Santa Elena