A la fecha actual, la población mundial es de aproximadamente 7.800 millones de habitantes, esta cantidad representa sobrepoblación de seres humanos.

En 1918, año en que se inició la pandemia de la gripe española, la población mundial representaba 1.800 millones de habitantes, en 100 años la población humana se ha multiplicado; de igual forma se han multiplicado la explotación, contaminación y destrucción de los recursos naturales de la Tierra, utilizados por las personas. La sobrepoblación actual es el motivo principal para la creación y desarrollo de la tecnología, que agilita y sintetiza procesos y actividades de miles de millones de personas que están interrelacionadas a través de equipos y tecnología en sus actividades cotidianas.

El sistema de vida de los seres humanos impuesto en el planeta genera la explotación, contaminación y destrucción de los recursos de la naturaleza en todos los países, además, el sistema genera una perniciosa contaminación moral. Los países con más población, consecuentemente, generan más contaminación del medioambiente; existen ciudades pobladas por millones de habitantes que se constituyen en concentraciones humanas donde se consumen inmensas cantidades de recursos naturales, aquellas ciudades son centros masivos de contaminación y destrucción del aire, agua, tierra cultivable, fauna y flora.

El sistema de vida de 7.800 millones de personas, la utilización de combustibles fósiles para el funcionamiento de vehículos y máquinas utilizadas por la sociedad, son las fuentes principales de contaminación y destrucción del medioambiente. Las personas somos las responsables de la contaminación ambiental, visual auditiva que están destruyendo y perjudicando gravemente el hábitat y la vida de los otros seres vivos que habitan el planeta. Los otros seres vivos que habitan el planeta, para su existencia, no contaminan el medioambiente, no existe sobrepoblación de otros seres vivos, y cuando los hay, la naturaleza se encarga de regular el exceso de población animal para que exista equilibrio en la convivencia de todos los seres vivos en el planeta. (O)

Froilán Criollo Capelo, ingeniero, Quito