El jubilado es la persona que cumple con su trabajo los años de servicio requeridos por la ley y, cuando finaliza su ciclo laboral, deja como ejemplo la honestidad, entrega, responsabilidad y la gran satisfacción de haber aportado en beneficio de los suyos y progreso del país. Son grandes y feroces batallas que vivieron a través del tiempo recorrido, cayéndose y levantándose, cumpliendo con el deber de padre o madre, dando todo de sí, dejando huellas y haciendo caminos al andar.

Caja fiscal de Ecuador cae a menos de $ 95 millones y jubilados del Issfa ya protestan por falta de pago de sus pensiones

A través de tantos años de trabajo, el jubilado deja pasos imborrables. El doctor deja pacientes agradecidos; el abogado justo y honesto deja la gran satisfacción de ayudar en causas nobles; ingenieros de distintas disciplinas dejan obras tangibles y son recordados como grandes hombres del saber; el comerciante honesto que envejece en su negocio y deja su juventud; y el agricultor, brazo de hierro que labra la tierra, sus manos son fuente de vida.

Con optimismo de tiempos mejores, deseo de todo corazón felices fiestas a los jubilados...

Entre todas las jubilaciones, que no alcanzo a enumerarlas, hay una que debe ser reconocida y exaltada porque es la base de todas las profesiones: la del maestro. El docente es aquel que enseñó a coger el lápiz a un niño, que lo recibió con un abrazo cuando el párvulo no quería separarse de su madre, que le enseñó las primeras letras y escribir su nombre, que por medio de la lectura le hizo soñar con mundos diferentes al suyo, viajar al pasado y mirar el futuro.

Publicidad

El ser humano jamás debe olvidar la gratitud

Hoy los jubilados están en el rincón del olvido, ignorados por la sociedad. Ellos son un cúmulo de saberes: ¿por qué no recurrir a unos de ellos para asesoría? Preguntemos con cariño al jubilado de pelo blanco cómo encontrar caminos hacia el éxito y lograremos las metas soñadas.

Pago de jubilación complementaria

Con optimismo de tiempos mejores, deseo de todo corazón felices fiestas a los jubilados de mi patria, grandes y nobles inspiradores de sueños, esperanzas y triunfos. (O)

Alicia Carriel Salazar, docente, Guayaquil