Ciertos negocios de pastelerías, dulcerías, cobran el 12 % del IVA por comprar sus productos, y cobran 40 centavos de más por “servicio de mesa”. Qué abuso, nadie lleva a la mesa nada cuando tú compras en el mostrador, pagas, y si te da ganas de comerte los dulces adentro del local, en una de las mesas vacías, te cobran 40 centavos. Si te los comes afuera del local, no te los cobran.

También en heladerías, no dan facturas sino un minipapelito o tique para recibir el helado. ¿Quién les controla cuánto de verdad venden al día y cuánto declaran al fisco?

También en negocios de venta de comida no dan facturas, sino minitiques, o dicen cuando hay mucho público, que se les acabaron las facturas. Y en otros negocios como casas, que en realidad son consultorios de odontólogos, no dan facturas sino un papel con dirección de centros médicos del Guasmo, cuando esos consultorios están en Urdesa. ¿El SRI ya no cae a inspeccionar que se cumpla la ley? (O)

Andrés Jaime L., Guayaquil