No es raro que al caminar por una calle, un callejón, encontremos una farmacia más cercana a otra. El chip social implantado: “el medicamento de marca es mucho mejor que el genérico”, en gran parte esta causal ha sido responsabilidad y competencia de gobiernos y autoridades. Los ecuatorianos hacemos marketing –mercadeo– gratis a las multinacionales.

Alrededor del 85 % de los medicamentos que se consumen en el país se importan, creciendo así las empresas regionales y europeas, y apenas el 15 % de medicamentos es producido en nuestro territorio, y para su producción son necesarias materias primas procedentes del extranjero.

¡Urge iniciativa de gobernanza que incentive la producción local de medicamentos, la investigación como recurso factible y la innovación para la ejecución de esta!

Y aunque Ecuador es el país con más farmacias per cápita de la región, aquí consumimos más medicamentos de lo que deberíamos, por tanto se necesita regulación, control, todas las farmacias tengan los medicamentos del cuadro nacional de medicamentos básicos, se distribuyan también genéricos aprobados, estudiados y de calidad.

Hasta que tomemos cartas en el asunto, sigamos caminando para seguir contando farmacias y decir a foráneos, “aquí en el Ecuador en cada esquina encuentras una farmacia”. (O)

Yiara Monserrate García Vélez, Manta, Manabí