Causa risa, por decir lo menos, enterarnos de que las cuentas bancarias de Rafael Correa han sido embargadas. ¿Acaso el honoris causa dejaría dinero en dichas cuentas? ¿A quién quieren engañar o halagar con esta farsa?

Por otro lado, el ministro de Defensa cándidamente asevera que los guías penitenciarios son los responsables de la seguridad carcelaria, ¿es decir que las cárceles no tienen directores, supervisores, como autoridades máximas encargadas de programar y ejecutar el accionar de cada día? Se niegan a admitir que las cárceles están administradas por personal elevadamente incompetente; añádanse la indisciplina rampante y la desorganización. Cuando pasa algo en las cárceles no hacen nada para corregir el entuerto, se justifican con acusar a los narcos, la corrupción, los drones. Y la designación de guías penitenciarios es inapropiada, que no guían, actúan de guardias de seguridad interna.

También se ve la incapacidad para determinar los daños y efectuar la reparación del radar en Montecristi. Las FF. AA. no tienen la última palabra sino que sea la Escuela Politécnica la que se encargue de esa tarea en colaboración con el Gobierno. Por favor, no somos bobos, un simple radar no es una estación espacial. Mientras tanto, los narcos de fiesta y el pueblo que siga inseguro. (O)

Luis Arturo Moncayo Figueroa, Santa Ana, California, EE. UU.