En una furgoneta dorada con vidrios polarizados llegaron varios sujetos con fusiles y pistolas la noche del domingo al sur de Guayaquil y dispararon contra un inmueble esquinero en el que se festejaba la culminación de un campeonato de índor que se disputó entre vecinos.

Incluso habían contratado una orquesta para animar la noche y varios hombres y mujeres llegaron al punto con instrumentos musicales.

El ataque ocurrió en la esquina de Machala y Rosendo Avilés, cerca de las 22:00 del domingo. En el lugar siete personas fueron alcanzadas por las balas, cinco fallecieron.

Publicidad

Entre las víctimas mortales están dos miembros de la orquesta y tres moradores del sector.

Los vecinos mencionan que los sicarios supuestamente llegaron a matar a los timbaleros, quienes estaban en el cerramiento esquinero cantando con el resto de la barriada.

En ese punto, afuera de la casa, incluso estaban varios vecinos conversando cuando bajaron los sicarios. Ellos fueron los primeros en ser baleados. Luego los gatilleros dispararon contra quienes estaban dentro del cerramiento. En la reunión incluso había niños.

Publicidad

Durante los disparos muchos corrieron y se escondieron en sus casas y atrás de los carros.

Los moradores comentan que el carro de uno de los fallecidos que era parte de la orquesta contratada quedó estacionado en el punto y que el lunes cerca del mediodía varios hombres armados fueron a retirar el vehículo del lugar.

Publicidad

“Llegaron en carros sin placas, abrieron el auto blanco con una llave y se lo llevaron. Nos asustamos todos aquí en el barrio”, comentó un vecino este martes mientras a los fallecidos del sector se los velaba.

Ellos creen que contrataron a las personas equivocadas, presumen que los sicarios iban a matar a “los timbaleros” y que terminaron asesinando también a tres víctimas colaterales.

Sus familiares piden justicia para dar con los criminales que huyeron hacia el suburbio.

Entre los afectados por esta masacre quedaron dos heridos: un joven de 23 años que recibió tres tiros en las piernas y un hombre de mediana edad que deberá ser operado en los próximos días para retirarle una bala de la espalda. (I)

Publicidad